Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bernd ya resistió una racha horribilis

  • El Madrid perdió siete de diez partidos en febrero de la temporada pasada
El Madrid perdió siete de diez partidos en febrero de la temporada pasada
Alberto Piñero - Madrid Alberto Piñero - Madrid

El mal juego y las cuatro derrotas en este último mes y medio, culminados con la eliminación copera y la imagen dada en Valladolid, han dejado encallada la nave merengue. Hasta el punto de que el técnico germano se juega su ser o no ser como técnico madridista este sábado ante el Recreativo de Huelva.

Sin embargo, no es la primera vez que Schuster se enfrenta a una mala racha de resultados desde que está en el banquillo de Chamartín. El año pasado vivió una racha peor incluso que ésta, el que fuera su mes y medio horribilis -comprendido entre febrero y marzo-, y de hecho lo superó con creces, culminando la temporada con el trigésimo primer título de Liga.

Todo empezó el segundo día de febrero, cuando el Almería le mojaba la oreja a los merengues con un 2-0 en el estadio de los Juegos Mediterráneos. Desde ese día, los fiascos se fueron sucediendo unos tras otros, hasta llegar a las siete derrotas en diez partidos (tres más que las de esta temporada). Conjuntos de mitad de la tabla como Betis (2-1), Deportivo (1-0), Getafe (0-1) y Valencia (2-3) ganaron a un Real Madrid hasta entonces intratable, e incluso los dos últimos salieron del Bernabéu con los tres puntos bajo el brazo. Y por medio además, la eliminación europea a manos de una Roma en horas bajas que ganó los dos encuentros de octavos de final (2-1 y 1-2).

SÓLO GANÓ TRES PARTIDOS EN UN MES Y MEDIO

Sólo Valladolid (7-0), Recreativo (2-3) y Espanyol (2-1) cedieron entonces ante el poderío del Madrid, que vio cómo los cimientos que había asentado en cinco meses se tambaleaban tras 50 días fatídicos para el madridismo. En aquellas fechas, la calma reinó en el seno del club a pesar de las críticas, y la nave blanca volvió a salir a flote definitivamente a las pocas semanas, pudiendo terminar así su largo viaje hasta la fuente de Cibeles.

Si atendemos a los números, la mala racha de esta temporada es más liviana que la de la pasada, sin embargo a los malos resultados sobre el césped se han unido las críticas, las amenazas de cambio de entrenador, y la inestabilidad en la zona noble del Bernabéu. Así pues, a pesar de que Schuster ya demostró el año pasado que era capaz de llevar el timón madridista en momentos difíciles, con estos agravantes de por medio, el examen ante el Recreativo puede ser el último para el germano.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información