Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Medina, muy 'palomo' como era de esperar

  • Perdonó la expulsión de Márquez a los 65 minutos
El apoyo idóneo al triunfo barcelonista

Medina Cantalejo se inclinó hacia los colores azules y grana del Barcelona. Es cierto que Messi fue objeto de dos duras entradas al principio del partido, pero no dudó en castigarlas con amarillas. Pero perdonó la expulsión a Márquez en dos ocasiones, amén de un penalti provocado por el propio Busquets.

Fue palomo y no halcón este árbitro de dudosa procedencia. Dio gusto a Zapatero y a Villar con su actuación, tirando siempre para casa de manera sibilina. Obviando claras faltas que favorecían al Madrid y no perdonando nada en dirección contraria.

A los 65’ perdonó la segunda amarilla a Márquez por una dura entrada por detrás a Raúl. Según las normas de FIFA es tarjeta roja, pero Medina no mostró ni la amarilla sabiendo que era la segunda y tenía que expulsarle.

Esta fue la tónica general de un partido en el que Medina no regaló nada al Madrid, le quitó infinidad de faltas, como otra a los 57’, en una clara obstrucción de Márquez a Higuaín al borde del área; Medina, encima de la jugada, no la pitó le faltó montar el contragolpe.

El colmo de una actuación que acabó siendo de máximo esplendor para el barcelonismo fue la tarjeta amarilla a Casillas, que sacó de quicio el portero blanco indignado con un colegiado que sí, definitivamente, jugo con el Barcelona.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información