Ir a versión clásica Ir a versión móvil

De la Red no sabe que retirarán su ficha

  • Nadie del club ha comunicado al canterano que un nuevo fichaje ocuparía su plaza
Nadie del club ha comunicado al canterano que un nuevo fichaje ocuparía su plaza
Alberto Piñero - Madrid Alberto Piñero - Madrid

La plaga de lesiones ha obligado al Real Madrid a acudir al mercado de invierno para reforzar su plantilla tras conocerse las lesiones de larga duración de Van Nistelrooy, Diarra y De la Red.

Si se decidieran a retirar las fichas de estos tres jugadores lesionados, podrían llegar hasta cuatro refuerzos en este mercado invernal, pues en septiembre sólo se inscribió a 24 jugadores para la Liga, y de ahí ese hueco de más para otro jugador. Por el Santiago Bernabéu ya han desfilado Huntelaar, Parejo y Lass, pero en el club tienen intención de fichar en enero también a un extremo que compense la plantilla.

Con la llegada de otro nuevo jugador, el Real Madrid tendría que retirar irremediablemente las fichas tanto de Van Nistelrooy, como de Diarra y de Rubén De la Red, para que hubiera plazas suficientes para los refuerzos invernales. De momento, las del holandés y el malí ya han sido retiradas, pero anecdóticamente al canterano merengue nadie le ha comunicado aún que la intención del club es retirar la suya si consiguen el fichaje de un nuevo jugador.

El síncope se pudo producir porque su corazón bombea con más fuerza de lo normal

De la Red sufrió un síncope agudo en el partido que enfrentó al Real Madrid y al Real Unión en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Desde entonces, ha sido sometido a multitud de pruebas por los prestigiosos médicos que le están tratando, y la única anomalía que le han detectado es que su corazón bombea más sangre de lo habitual, y por eso no se recupera de algunos esfuerzos como debiera ser habitual. Los galenos que estudian el caso del centrocampista merengue creen que éste pudo ser el motivo del desfallecimiento que sufrió y, aunque se mantiene en reposo absoluto, no sería un problema lo suficientemente grave como para que no volviera a jugar al fútbol.

Sin embargo, el entorno del jugador es muy cauto. Aún quedan por conocerse los resultados de una prueba genética a la que fue sometido, que se espera para finales de enero, y hasta que no llegue ese día, lo más importante es asegurarse de que su estado de salud es el óptimo para seguir jugando al fútbol. Sólo entonces, será el momento de tratar con el Real Madrid su reaparición a los terrenos de juego, aunque sólo fuera para entrenar con el resto de sus compañeros en Valdebebas si finalmente se ficha a un nuevo jugador.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información