Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Gerrard podría ver al Real en la cárcel

  • Peligra la eliminatoria de Champions para el capitán del Liverpool
Peligra la eliminatoria de Champions para el capitán del Liverpool
Eduardo Torrico Eduardo Torrico

Steven Gerrard podría perderse la eliminatoria de Champions con el Real Madrid y verla por televisión... desde la cárcel. El capitán del Liverpool quedó ayer en libertad bajo fianza después de pasar treinta horas detenido por la Policía como consecuencia de la reyerta que protagonizó en un bar de Southport el pasado lunes de madrugada. A Gerrard se le acusa de agresión y se arriesga a una pena de cárcel que podría llegar hasta los cinco años. Tiene que declarar ante los tribunales el próximo 23 de enero, sólo un mes antes del enfrentamiento europeo con el equipo español, y el juez podría determinar su inmediato ingreso en prisión si ve suficientes indicios de delito.

El pasado 20 de mayo, otro futbolista inglés, Joey Barton, del Newcastle, ingresaba en prisión después de haber sido considerado culpable de los delitos de "assault" (agresión) y "affray" (reyerta), los mismos que ahora se imputan a Gerrard. Barton, internacional en una ocasión con la selección absoluta de su país, se había peleado con dos hombres en el exterior de un restaurante del centro de Liverpool el 29 de diciembre anterior, horas después del partido que enfrentó al Newcastle con el Wigan en el Boxing Day (hasta en esto hay coincidencias con el "caso Gerrard"). Uno de los agredidos llegó a perder el conocimiento como consecuencia de los golpes propinados por Barton y hubo de ser trasladado al hospital.

Antecedentes

En el juicio, Barton fue considerado culpable y el juez le condenó a seis meses de cárcel, aunque la acusación particular pedía una condena de un año. Varios meses antes del incidente de Liverpool, Barton había protagonizado otra refriega, ésta con su compañero de equipo Ousmane Dabo, durante un entrenamiento. En esa ocasión, el juez condenó a Barton a cuatro meses de cárcel, cuyo cumplimiento quedaba condicionado a que no cometiera ningún delito en los dos años siguientes.

Gerrard fue detenido por la Policía en la madrugada del pasado lunes, después de que agrediera a Marcus McGee, disc-jockey de un bar de moda de Southport, en las cercanías de Liverpool. Al parecer, el capitán del Liverpool pidió a McGee que cambiara de música y, al negarse éste, le estampanó una botella de cristal en la cabeza. Como consecuencia del incidente, en el que también se vieron envueltos los acompañantes de Gerrard, McGee sufrió diversas heridas faciales y hubo de ser hospitalizado.

Selección

Según la prensa británica, la figura de los reds se expone a una condena de hasta cinco años de cárcel. Gerrard tendrá que comparecer ante la corte judicial de North Sefton el próximo 23 de enero. En ese mismo momento, el juez podría ordenar su ingreso en prisión si encontrara que hay indicios de delito, o bien fijar una fianza que, dada la notoriedad pública del acusado, estaría en torno al millón de libras (algo más de un millón de euros).

No es éste el único problema al que se enfrenta Gerrard, quien, como consecuencia de verse inmerso en este proceso penal, podría ser apartado de la selección nacional. La Federación Inglesa de Fútbol está estudiando el caso y todo hace indicar que dará órdenes a Fabio Capello de que no lo convoque para el partido amistoso con España que tendrá lugar el 11 de febrero en Sevilla, dos semanas antes del encuentro de ida de la Champions entre el Liverpool y el Real Madrid.

 

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información