Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Real Madrid abre en Tánger una escuela de integración

  • Es la segunda de Marruecos
Es la segunda de Marruecos
EFE EFE

El Real Madrid abrió hoy su segunda escuela deportiva de integración social en Marruecos, que en este caso está situada en Tánger (norte del país), con el objetivo de sacar a los niños más desfavorecidos de la calle para formarlos y educarlos.

El presidente del club, Vicente Boluda, que también ostenta la presidencia de la Fundación, viajó a Marruecos para suscribir el acuerdo de cooperación con la Asociación Cervantes de Acción Cultural y Amistad Hispano-Marroquí de Tánger, que se encargará de poner en marcha sobre el terreno los programas de integración.

"La sociedad ha dado mucho al Real Madrid y es hora de que el club devuelva a la sociedad todo lo que nos ha dado", señaló Boluda en declaraciones a Efe poco después de inaugurar el centro.

La Fundación Real Madrid aportará asesoramiento técnico y deportivo a la Asociación Cervantes con el objetivo de que hasta 900 menores de edad pueden beneficiarse de este proyecto.

Como explicó Mohamed El Jatabi, director de la Asociación Cervantes, la mitad de los alumnos pagan una mínima cuota por participar en la escuela, mientras que otros lo hacen de forma gratuita.

El único requisito para los chicos es estar escolarizados, ya que uno de los grandes objetivos es, según El Jatabi, evitar el abandono escolar.

El centro está situado en el barrio tangerino de Charf Souani, uno de los más humildes de la ciudad, y sus instalaciones han sido cedidas por el Estado español a través de un convenio por un período de cuatro años prorrogables.

Para Boluda, estos centros tienen el objetivo de facilitar la integración social de los niños a través de una formación deportiva así como educativa.

"No pretendemos formar a grandes campeones aquí, sino sacar a los niños de entornos que en algunos casos son muy marginales", señaló el presidente madridista, para quien el viaje "sólo por ver la cara de los niños ya mereció la pena".

La escuela de Tánger, en la que trabajan nueve monitores coordinados por un director técnico, se suma a la que fue inaugurada por el Real Madrid en Rabat el pasado mes de enero, en otro de los barrios más desfavorecidos de la capital marroquí.

Para quince de los chavales de la escuela, sin embargo, lo mejor está por venir: los más destacados viajarán a Madrid en un programa de intercambio para conocer las instalaciones donde se forjaron sus ídolos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información