Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Del pánico en la definición a héroe goleador

Roberto Morales - Efe Roberto Morales - Efe
El argentino Gonzalo Higuaín (10-12-1987, Brest-Francia) se ha convertido en el héroe del 31 título liguero del Real Madrid, con un gol que cerró una remontada heroica en el Reyno de Navarra y que le hizo pasar de su pánico a la definición a ser el héroe goleador.

Higuaín ya es historia del Real Madrid con 20 años y le queda mucha letra por escribir en los años que defenderá el escudo. Dos títulos de Liga en un año y medio son el balance de éxito de un jugador que ha crecido de la mano de Bernd Schuster y su segundo Manolo Ruiz, una persona clave para frenar su ansiedad en la definición.

No se sabe el día en que el "Pipita" Higuaín pase a ser llamado como "Pipa". El apodo de su padre, ex futbolista argentino, ya tiene un digno heredero tras el papel estelar del joven delantero en encuentros claves para la consecución del título liguero.

Higuaín despuntó en River Plate, con dos goles históricos a su eterno enemigo, Boca Juniors, y cuando aún no había saboreado el éxito en Argentina ya estaba firmando su traspaso al Real Madrid. Debía crecer como jugador, mejorar las maneras que había demostrado, pero su fichaje era un mensaje de futuro de la directiva blanca, que pagaba 12 millones de euros por un jugador de futuro.

Aterrizó en el Real Madrid de Fabio Capello con la presión de decidir con rapidez la selección con la que soñaba jugar. Francia presionaba, por su lugar de nacimiento, pero el "Pipita" sólo pensaba en la albiceleste. Deshizo el entuerto a los días de llegar a la capital de España y comenzó a crecer como futbolista.

De ser segunda punta en sus comienzos, en el Real Madrid pasó a jugar como extremo derecho. Un lugar donde Capello deseaba explotar su velocidad. Dos goles en cinco meses (Atlético de Madrid y Espanyol), fue su balance inicial. Su carta de presentación.

Llegó Bernd Schuster y agudizó su problema en la definición. Cuando Higuaín tenía tiempo para pensar ante el portero fallaba. Estrepitosos fueron sus fallos en la primera alarma de la pretemporada, en Alemania ante el Hannover 96. La presión que sufría no la ocultó, la confesó en público y el cuerpo técnico del Real Madrid trabajó con él para mejorar.

Su cierre de temporada no puede ser más positivo. Tres goles en los tres últimos encuentros. Uno clave en El Sardinero ante el Racing y el último definitivo. En el Reyno de Navarra le cayó un balón puesto por Sergio Ramos y no lo pensó. Soltó un "latigazo" directo a la red. Lanzó al Real Madrid al título de Liga y se convirtió en héroe.

Su imagen subido a hombros de un campeón del mundo como Fabio Cannavaro ha dado la vuelta al mundo. Soñaba con marcar el gol que diese la Liga al Real Madrid y lo ha conseguido. Su siguiente paso es convertirse en titular y hacerse una estrella en un club, en el que ya ha dejado su nombre impreso en su historia.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información