Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La paradoja arbitral merengue

  • A pesar de las pocas faltas de sus zagueros, el Madrid es de los más amonestados
A pesar de las pocas faltas de sus zagueros, el Madrid es de los más amonestados
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid

El fin de semana pasado, tras la victoria en Gijón ante el Sporting, el Real Madrid consiguió recortarle dos puntos al Barcelona merced a que el conjunto blaugrana empató ante el Betis, que bien pudo haber sido una derrota si Iturralde González no hubiera pitado un penalti inexistente sobre Iniesta en la primera parte.

Aparte del buen juego del Barcelona y de la magnífica racha de resultados, decisiones como ésta y otras anteriormente que han favorecido al conjunto culé, han permitido en algunas ocasiones que el líder mantuviese (o ampliase) la suculenta ventaja sobre sus competidores. Mención aparte merece que el conjunto catalán es el que menos tarjetas amarillas recibe (con 43), o que sólo le hayan pitado un penalti en contra (el que menos). En cambio, en casa de su más inmediato perseguidor, pocas 'ayudas' arbitrales se recuerdan a excepción del reciente Real Madrid-Osasuna (3-1) en el Santiago Bernabéu, por el que Pérez Burrull fue duramente castigado con la 'nevera'.

De hecho, las estadísticas arrojan algunos datos curiosos como que el conjunto blanco es el tercer equipo que más tarjetas amarillas ha recibido (con 67 amonestaciones), a pesar de no ser uno de los que más faltas comete. Al fijarse en los jugadores de la defensa por ejemplo, resulta que hay algunos que incluso reciben más faltas de las que cometen, como Marcelo (12 cometidas frente a 16 recibidas), Heinze (19 frente a 28) o Metzelder (4 frente a 5). El balance total entre las faltas cometidas y recibidas por los defensas madridistas es sorprendemente muy parejo, puesto que entre los ocho zagueros merengues han recibido en lo que va de Liga 125 faltas por las 142 que han cometido. Sin embargo, entre este octeto han acumulado casi el 50% de las tarjetas amarillas (30) y rojas (3) de una plantilla merengue, que tiene una media de una tarjeta amarilla prácticamente cada cuatro faltas. El líder, una amonestación cada algo más de seis.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información