Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Desafío europeo con sabor a venganza

  • Los de Juande buscan desquitarse ante el Liverpool de la derrota en la final de la Copa de Europa del 81
Los de Juande buscan desquitarse ante el Liverpool de la derrota en la final de la Copa de Europa del 81
Eduardo Torrico - La previa Eduardo Torrico - La previa

Decían en la Grecia clásica, que por algo estaba llena de filósofos, que la venganza es un plato que se sirve frío. Han tenido que pasar 28 años para que el Real Madrid pueda desquitarse de la derrota que le infligió el Liverpool en la final de la Copa de Europa de 1981. Habían pasado entonces 25 años desde la última vez que el equipo blanco disputara una final en esta competición y se encontró de bruces con los reds. No fue un buen partido. No hubo grandes ocasiones de gol. El Real Madrid sólo tuvo una, en botas de Camacho, pero el Liverpool no tuvo muchas más: la de Alan Kennedy, que acabó en gol, y poco más.
 

 

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro, Heinze; Robben, Lass, Gago, Marcelo; Higuaín y Raúl.

Liverpool: Reina; Arbeloa, Carragher, Skrtel, Fabio Aurelio; Mascherano, Xabi Alonso; Kuyt, Gerrard, Riera; y Torres.

Árbitro: Rosetti (Italia).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20,45 (Canal ).

Nadie daba un duro por aquel Real Madrid, formado casi exclusivamente por jugadores de la cantera, así que a nadie pilló de sorpresa la derrota. Pero en el madridismo surgió un sentimiento de desazón y de amargura del que sólo se recuperó en 1998, cuando pudo, por fin, alzar en Amsterdam la séptima Copa de Europa. Ahora puede el Real Madrid vengar aquella afrenta, aunque es cierto que la inmensa mayoría de los jugadores que estarán esta noche sobre el césped del Bernabéu ni siquiera habían nacido cuando se jugó aquella final en el Parque de los Príncipes y seguramente en ellos no anida el sentimiento de venganza que sí anida en muchos seguidores madridistas de mediana edad.

Es un duelo casi inédito entre dos de los más grandes equipos del fútbol mundial de todos los tiempos, pues, con excepción de esa final de la Copa de Europa, nunca han vuelto a encontrarse en competición oficial. La Champions es la única oportunidad que le queda al Liverpool de hacer algo digno esta temporada. Para el Real Madrid también lo era hace dos meses, pero ahora las cosas, con la remontada en la Liga, han cambiado. No obstante, este título siempre es el más querido y el más anhelado por el madridismo.

Ausente Huntelaar, lo lógico es que Juande sitúe a Robben y Marcelo en las bandas, y deje a Higuaín y Raúl en punta. El resto del equipo, ni tocarlo. Benítez, por su parte, recupera a Gerrard, el jugador más emblemático de este Liverpool. El técnico madrileño planteará un partido a la defensiva, como a él le gusta, en la confianza de resolver en Anfield dentro de quince días.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información