Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Vamos a humillarles

  • Los aficionados azulgrana se tragarán toda la quina que han destilado contra el madridismo cuando su equipo honre con el pasillo al campeón, el mejor club de la Historia de este deporte
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid
A eso de las 22:00, cuando el Barcelona haga el tradicional pasillo que honra al campeón liguero, los aficionados azulgrana tragarán quina. Sí, el gesto simbólico sólo representa la dignidad ante la derrota liguera, pero los seguidores blancos disfrutarán del momento. Serán 92 años de afrentas los que pasen por su mente, desde la semifinal copera de 1916 hasta el cochinillazo. Y el momento de humillación que sufrirá el equipo catalán será de los que hacen época por tantas injurias, tanta antideportividad y tanta madriditis que han mostrado a lo largo de dos siglos.

A continuación, Defensa Central les ofrece un listado con algunas de las afrentas más destacadas del barcelonismo al Real Madrid. Son todas las que están, pero no están todas las que son. Si recuerdan alguna más, o creen que debería haber sido incluida en este elenco, no duden en escribirlo en la sección de comentarios.

1.- La Copa de 1916. La madriditis azulgrana comenzó en las semifinales de Copa de 1916. El equipo azulgrana, al encajar el 4-2 en la prórroga del segundo partido de desempate, decidió irse del campo. El Real Madrid jugó así la final ante el Athletic, y lo hizo en Barcelona y con un árbitro que anteriormente había sido portero del club catalán, Paco Bru. La final fue una auténtica encerrona. Los jugadores del Real Madrid fueron insultados, soportaron todo tipo de lanzamiento de objetos y entre la Guardia Civil y los jugadores del club vasco evitaron que fueran agredidos por los espectadores durante el partido. El Madrid perdió esa final 4-0, pero la madriditis acababa de nacer.

2.- La vergüenza guerracivilista. En 1936, se creó la Liga Catalana y el Real Madrid, para que sus futbolistas pudieran seguir disputanto competiciones oficiales, solicitó su ingreso. Todos los clubes catalanes aceptaron la propuesta... menos el Barcelona, que movió todos los hilos para impedirlo. Del Sindicato de Futbolistas a la propia sociedad catalana el movimiento de repulsa hacia lo azulgrana fue mayúsculo.

3.- Samaranch y su revanchismo. La final de Copa de 1943 provocó uno de los movimientos de revanchismo más patéticos que se recuerdan. El Madrid perdió en la ida ante el Barcelona por 3-0 en un ambiente infernal provocado, entre otros, por Juan Antonio Samaranch, y con un arbitraje escandaloso favorable a los azulgrana: un penalti que no fue, un fuera de juego de cinco metros y un gol anulado al Madrid... porque habían señalado el final del partido justo en el momento en que se producía el remate. En la vuelta, el Madrid endosó la mayor goleada de su historia, 11-1, a los azulgrana y Samaranch, por aquel entonces periodista del diario "La Prensa", se inventó que un comisario había intimidado antes del partido al equipo azulgrana y atacó con una dureza inusitada a la afición blanca. Samaranch se quedó sin carné de Periodista por incitación a la violencia. El ex presidente del COI se tomó su particular revancha en 2002, cuando como presidente del jurado a los premios Príncipe de Asturias impidió que el galardón se lo otorgasen al Real Madrid en el año de su Centenario.

4.- Mister Ellis y Mister Leafe. Copa de Europa 60-61. Dos colegiados ingleses, con arbitrajes horriblemente parciales a favor del Barcelona, consiguen que el Real Madrid, cinco Copas de Europa en la sala de trofeos ya, sea eliminado por primera vez de su competición. Ellis pitó un máximo castigo a favor del Barcelona en el minuto 87 del encuentro de Chamartín, que terminó (2-2) y Suárez lo transformó en la igualada. El penalti, de Vicente sobre Kocsis, fue fuera del área, pero además vino precedido de un fuera de juego que aunque señaló el linier no quiso indicar el inglés. Dos semanas después, en el Camp Nou, Leafe invalidó tres goles al Madrid, uno Del Sol, otro de Pachín y uno de Di Stéfano por infracciones que sólo él vio. La componenda para acabar con la tiranía blanca en Europa había surtido efecto.

5.- Guruceta era el culpable. En los cuartos de final de la Copa de 1970, Guruceta señaló un penalti inexistente de Rifé sobre el madridista Velázquez. Llovieron "30.000 almohadillas", según recogió el colegiado en el acta, y el partido tuvo que suspenderse momentáneamente. A falta de tres minutos para el final del encuentro, y con 1-1 en el marcador, Guruceta tuvo que suspender definitivamente el partido por una invasión de campo en la que fue agredido el entrenador madridista, Miguel Muñoz. No hubo cierre de campo, porque el Barça movió sus hilos con el Franquismo para evitarlo: lo único que sucedió fue que Guruceta fue castigado con no volver a arbitrar en el estadio del Barça.

6.- La vuelta que no se pudo acabar. El Real Madrid conquistó la Supercopa de 1993 tras ganar en la ida 3-1 al Barça y empatar (1-1) en el Camp Nou. Cuando los blancos intentaron dar la vuelta de honor para celebrar el título, el seny catalán estalló en una lluvia de mecheros, piedras y botellas que evitó el festejo de un triunfo en buena lid. José Luis Núñez, presidente culé, habló de "provocación inadmisble".

7.- Núñez y el mecherazo a Roberto Carlos. En 1997, José Luis Núñez y su tropilla de directivos profirió insultos contra el Real Madrid y contra España en el palco del Camp Nou. El presidente vasco desvarió luego al afirmar públicamente que "Me hubiera dado vergüenza ser presidente del Madrid porque su equipo fue muy violento. No he dormido bien. He soñado que me daban patadas y me pegaban. Me he despertado muchas veces y he ido al lavabo para mirarme la frente. Afortunadamente, todo era un sueño". Mientras, Roberto Carlos fue agredido salvajemente por un energúmeno que le atizó con un mechero lanzado desde la grada.

8.- La incontinencia de Gaspart y la estupidez de Giovanni. Al segundo mejor presidente de la Historia del Real Madrid, tras Santiago Bernabéu, le dio un ataque tras una victoria en feudo blanco. "La única persona educada en ese palco es la señora que cuida los lavabos. Nuestro palco al lado del suyo parece el de El Liceo; el suyo se parece a el de El Molino (n.r: un cabaret de Barcelona)". Mientras, el azulgrana Giovanni, que marcó el gol del triunfo azulgrana, dedicó tres cortes de manga a la afición madridista. "Fue una estupidez", dijo luego el brasileño.

9.- Figo y el cochinillazo. La llegada de Figo al Real Madrid provocó las peores pesadillas que se le recuerdan al barcelonismo. Fruto de esa falta de sueño, el derbi jugado en el Camp Nou en 2002 fue una de las mayores vergüenzas que se recuerdan a nivel deportivo. Los aficionados lanzaron todo tipo de objetos al terreno de juego cada vez que el portugués se disponía a lanzar un córner, cabezas de cochinillo y botellas de J&B incluidas, y condicionaron el transcurrir del juego. El estadio del Barça fue clausurado por dos partidos, pero la sanción nunca se llevó a efecto gracias a las argucias del mejor aliado culé, el presidente federativo Ángel María Villar. Otros equipos, como Betis, Sevilla o Deportivo, no gozaron de tanto proteccionismo del villarato.

10. Etoo y su cabrón. El camerunés, ex del Real Madrid, quiso celebrar la Liga ganada en 2005 gracias a las ayudas arbitrales dirigiéndole un sonoro "cabrón" a Madrid, la ciudad de Madrid o vaya usted a saber. Etoo, visiblemente exaltado tal vez de la noche de juerga anterior, estaba desencajado y se sintió el Chikilicuatre de la fiesta. El festejo, además, fue transmitido en directo por varios canales de televisión manejados por capital catalán que así emitieron los aullidos hilarantes del delantero a toda España.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información