Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ni un lamentable colegiado evitó una épica remontada

  • El Castilla levantó un 0-2 en apenas media hora. Diego Alegre Oliva, el nefasto colegiado del encuentro, no debería pitar ni en su barrio. Los de Lopetegui vuelven a soñar con los playoffs
Fuerteventura 2-3 RM Castilla
Rubén Cañizares - La crónica Rubén Cañizares - La crónica

Lo lógico sería centrarse en la heroica remontada del Castilla en Fuerteventura donde levantó un 2-0 adverso en los últimos treinta minutos de la segunda mitad echando mano de la épica, pero cuando observas con tus propios ojos una de las peores actuaciones arbitrales vistas sobre un terreno de juego, no puedes obviar tan tremendo desastre y dejar de lado este bochonorso concierto de silbato. El señor Diego Alegre Oliva acribilló esta mañana al Castilla con faltas de todos los colores, sacó tarjetas amarilla a más de medio equipo castillista; se inventó un penalti a favor del Fuerteventura porque le vino en gana; expulsó a Villafañe por un penalti que cometió Gary, y no el argentino, y para rematarlo, expulsó injustamente al jugador local Silvano por una falta que sólo era amarilla cuando antes y después debería haber echado del terreno de juego a varios majoreros por entradas criminales sobre los pupilos de Lopetegui.

Como acabamos de comentar, es cierto que en la expulsión de Silvano favoreció al Castilla, pero se produjo justo después del injusto penalti pitado a Adán que supuso el 2-0. Una pena máxima sacada de la imaginación del colegiado que ni los jugadores locales se explicaban. Y claro, su conciencia no estaba tranquila y tuvo que compensar con esa roja. Pero es que durante todo el partido, los jugadores majoreros cometieron entradas escalofriantes sobre los chavales del Castilla, aderezadas con amenazas macarras más propias de un partido de barrio que uno de Segunda B, por las que más de uno y de dos futbolistas del Fuerteventura debían haberse ido a la caseta antes de tiempo.

Pero ni este tal Alegre Oliva, que por el bien del fútbol español no debería volver a pitar nunca más, ni dos goles del Fuerteventura, pudieron con un Castilla que puso casta, garra, coraje y corazón para voltear el marcador y ganar 2-3 gracias a los dos golazos de Szalai y al de Acuña.

SE ROMPE UNA RACHA DE CINCO PARTIDOS SIN GANAR

Un triunfo obligado y muy importante que mantiene al Castilla en la pelea por los playoffs de ascenso tras cinco jornadas sin ganar que habían alejado al filial de los cuatro primeros hasta con seis puntos de diferencia. Ahora, toca esperar a los resultados de esta tarde para conocer si se ha recortado dicha distancia pero el Castilla ha hecho lo que debía hacer: ganar. Y además de ver lo que hacen los rivales directos el Castilla debería rezar para que no le vuelvan a pitar colegiados como Alegre Oliva, totalmente incapacitados para ejercer dicha profesión. Y es que ya llueve sobre mojado con los árbitros esta temporada, que están masacrando al Castilla con actuaciones lamentables que hacen pensar que hay gente (de más arriba) que no quiere que el filial suba.

FOTOPORTADA:REALMADRID.COM

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información