Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Málaga respira madridismo

  • Fernando, Sandro y Fernando Sanz, ponen color blanco en La Rosaleda
Fernando, Sandro y Fernando Sanz, ponen color blanco en La Rosaleda
José David López José David López

Málaga y Real Madrid siempre han mantenido buenas relaciones y fruto de esa relación de amistad, la ciudad andaluza ha sido el cobijo perfecto para muchos de los canteranos que se criaron en ‘La Fábrica’. Durante años, el equipo andaluz sacó jugo a todos aquellos que llegaban desde Chamartín para disponer de mayor regularidad y, actualmente, aún dos varios los miembros del entramado malagueño que emanan madridismo por los cuatro costados.

 

Dentro de la plantilla malagueña siempre ha existido un apartado para los ex madridistas como Valcarce, Edgar o Tote, pero en el actual proyecto de Antonio Tapia se incrusta uno de los principales referentes de la cantera blanca en el siglo anterior: Fernando.

El mediapunta malagueño recaló en el equipo de su ciudad este pasado verano y aunque no es aún fijo e los planes de su técnico, cierto es que se está aclimatando después de haber sido uno de los activos del Betis en los últimos años. Antes de curtirse en la Primera División, el atacante pasó por los juveniles del Real Madrid, además de jugar en el Madrid C y en el Castilla, hasta dar su salto al primer equipo, donde sólo llegó a disputar un partido antes de marcharse y firmar grandes números en el Valladolid.

Sin embargo, los cimientos del Málaga residen en los hombros de dos nombres propios de la cantera del Real Madrid. La gran campaña que están desarrollando los blanquiazules se debe, en gran medida, al trabajo en la oscuridad aunque rentable de su director técnico, Sandro, quien generara grandes esperanzas cuando saltó al primer equipo del Real Madrid allá por 1994, estuvo dos años en el mejor equipo de España hasta que, para seguir progresando, decidió optar por buscar mejor suerte en otro destino. Las Palmas y Levante le acogieron pero fue en Málaga donde dio mejor rendimiento y donde se ganó el cariño de una afición que le idolatró como jugador (formó parte de la época de ascensos que vivieron los malagueños) y que ahora le elogia por su desempeño desde los despachos.

El blanco no se acaba allí ni mucho menos, ya que el mismísimo presidente del Málaga, Fernando Sanz, desprende un amor eterno por el Real Madrid. No obstante, no sólo formó parte de la defensa que ganó dos Champions y una Copa Intercontinental, sino que su padre, el conocido Lorenzo Sanz, fue el presidente blanco en aquella misma etapa. Una familia madridista 100% que ahora lleva las riendas de uno de los equipos revelación de la Liga.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información