Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La ley del mínimo esfuerzo

  • 2- 0: Mal partido de los blancos ante un Valladolid ordenado pero sin pólvora. Raúl y Robben marcaron los goles. Higuaín, de nuevo, fue el mejor
Real Madrid 2-0 Valladolid
Eduardo Torrico - La crónica Eduardo Torrico - La crónica

Otra siesta y tres puntos más. Juande Ramos mantiene su formidable racha de puntos, pero el Real Madrid aburre a las ovejas. Al Bernabéu ya no le basta con seguir la estela del líder, a la espera de un pinchazo que nunca se produce, y frente al Valladolid protestó ruidosamente por el juego ofrecido por los suyos. Salvo Juande, son pocos los que pueden contemplar con satisfacción esta triste situación.

2 - REAL MADRID: Casillas; Miguel Torres, Pepe, Cannavaro (Gago, 62’), Heinze; Higuaín, Lass, Sneijder (Van der Vaart, 73’), Robben; Huntelaar (Guti, 62’) y Raúl.

0 - VALLADOLID: Asenjo; Pedro López, Prieto, Iñaki Bea, Marcos; Pedro León (Víctor, 76’), Alvaro Rubio, Borja (Aguirre, 84'), Cannobio (Ogbeche, 87’), Escudero; y Goitom.

GOLES: 1-0 Raúl (44’). 2-0 Robben (82’).

ÁRBITRO: Ramírez Domínguez (Comité Andaluz). Tarjeta amarilla para Luis Prieto (19’), Cannavaro (59’), Gago (64’) y Guti (87’).

INCIDENCIAS: Estadio Santiago Bernabéu. Casi lleno.

Puede ser un problema de biorritmos, pero está claro que al Real Madrid no le va eso de jugar a las cinco de la tarde. Acostumbrado como está a horarios más tardíos, cuando le toca un partido a la hora de siesta se dedica a eso, a sestear. No es la primera vez que le pasa y no será la última, a menos que el encargado de poner las pilas a los jugadores (el entrenador) se las ponga de una vez. La imagen ofrecida por los madridistas fue lamentable. Cualquiera diría que este equipo se está jugando la Liga.

A merced de un Valladolid cuya principal virtud (por no decir la única) era el orden, el Real Madrid no sólo no creaba peligro, sino que tenía que sufrirlo en las contadas llegadas de los pucelanos. A punto estuvieron éstos de abrir el simultáneo en dos embarulladas acciones consecutivas. Era el minuto 31 y Pepe, al intentar despejar un córner, casi marca en propia meta. El nuevo córner acabó con otro despeje errado del defensa brasileño, que atrapó como buenamente pudo Casillas en la misma raya de gol.

Higuaín sigue en racha

Como ya sucediera el pasado fin de semana en Málaga, tuvo que emerger Higuaín para mantener a flote al equipo. Un zurdazo suyo, en el 39, fue repelido por Asenjo, pero Raúl, adormilado, no acertó a aprovechar la magnífica oportunidad que se le presentaba. Cinco minutos después, el argentino se fue entre Marcos y Escudero, centró y, esta vez sí, Raúl acertó a meter la pierna izquierda para batir a Asenjo.

A pesar de la ventaja en el marcador, el Real Madrid continuó con su particular galbana primaveral en la segunda mitad. Y lo peor es que el Valladolid fui intensificando su asedió al área blanca. Pedro León (58’) y Cannobio (72’) pusieron a prueba a Casillas, que nunca sestea, por suerte para su equipo. Juande, por su parte, no dejó pasar la ocasión para complicar un poco más las cosas: quitó a Huntelaar, como hace una semana, y metió a Guti (obsesión la suya por mantener el resultado como sea) y quitó a Cannavaro y metió a Gago, pasando a Lass al lateral derecho, a Torres al lateral izquierdo y a Heinze al centro de la defensa.

Juande lía a los suyos

El desbarajuste era total y sólo Higuaín tenía la fuerza y las luces necesarias para inquietar al Valladolid. Otra buena acción suya culminó con un centro con la zurda que Robben, incomprensiblemente, cabeceó fuera (77’). La réplica pucelana no se hizo esperar y Escudero (79’) y Víctor (80’) llevaron la congoja a las gradas, si bien sus dos remates se perdieron por la línea de fondo. En el 81, Goitom pudo marcar, pero Pepe despejó a trancas y barrancas (es probable que le hiciera penalti al sueco). Y en la acción inmediatamente posterior, un servicio largo de Guti fue aprovechado por la velocidad de Robben para marcar el segundo gol y para sentenciar el partido.

Ya lo había dicho Mendilíbar en la víspera: el Real Madrid llega media vez y marca. Los blancos llegaron dos medias veces y marcaron dos goles. Son ya varias semanas jugando con fuego y el que juega con fuego tarde o temprano acaba quemándose.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información