Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nunca fue tan imperiosa la victoria

  • Los blancos afrontan en situación precaria su asalto al Sánchez Pizjuán
Los blancos afrontan en situación precaria su asalto al Sánchez Pizjuán
Eduardo Torrico - La previa Eduardo Torrico - La previa

Pasara lo que pasara anoche en Valencia, al Real Madrid no le queda otra esta tarde que ganar en Sevilla. La verdad es que la visita al Sánchez Pizjuán, al feudo de uno de los pocos equipos de la actual Liga española que tiene cierta entidad y solvencia, no ha podido llegar en peor momento. El ambiente está de lo más enrarecido. Por un lado, por el regreso de Juande Ramos a la ciudad del Guadalquivir tras su rocambolesca fuga de hace año y medio al son de las libras esterlinas; por otro lado, por todo lo que ocurrió el pasado martes en el Bernabéu en el enfrentamiento contra el Getafe y, posteriormente, por la saña con la que el Comité de Competición se pronunció contra Pepe. Hay que añadir, además, la baja por lesión de Robben, pero esto, tratándose del holandés, es el pan nuestro de cada día.

SEVILLA: Palop; Mosquera, Squilacci, Escudé, Fernando Navarro; Navas, Maresca, Romaric, Capel; Kanouté y Luis Fabiano.

REAL MADRID: Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Metzelder, Torres; Guti, Lass, Gago, Marcelo; Higuaín y Raúl.

ÁRBITRO: Pérez-Burrull (Colegio Cántabro).

ESTADIO: Sánchez Pizjuán.

HORA: 19:00 (La Sexta).

Todas las opciones de revalidar el título de Liga pasan por ganar en Sevilla. A las bajas ya antes reseñadas, hay que unir las dudas de Cannavaro y Huntelaar. Parece que italiano podrá jugar finalmente, junto a Metzelder, en el centro de la zaga; parece que Juande prescindirá del goleador holandés, porque las molestias que arrastra son una magnífica excusa para prescindir de él (ni le gusta Huntelaar a Juande, ni le gusta a Juande jugar de forma ofensiva).

La esperanza del Real Madrid se llama Higuaín. El argentino está tocado por una varita mágica y ha de prolongar su estado de gracia frente a un equipo que, no lo olvidemos, salió vapuleado el pasado fin de semana de su visita al Campo Nuevo. Está por ver si el Sevilla ofrecerá hoy la lamentable imagen de pasividad que ofreció en Barcelona o si, por el contrario, se dejará la piel en el campo para derrotar al Real Madrid, como está ocurriendo prácticamente con todos los equipos.

Un último apunte nada halagüeño: el 'villarato' no ha tenido mejor ocurrencia que designar para este partido a Pérez Burrull. El árbitro cántabro se equivocó gravísimamente a favor del Real Madrid contra Osasuna. Por aquellos errores fue hibernado durante un mes. Le vuelve a pitar ahora al equipo blanco. Querrá demostrar a todo sque no es madridista, seguro. Pero, a estas alturas del campeonato, tampoco es algo que nos deba sorprender ni preocupar.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información