Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pedja tiene un plan

  • Cinco fichajes para la temporada 2008-2009, dos de ellos españoles
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid
Pedja Mijatovic ya tiene perfilado su plan de acción durante este verano de 2008. El director deportivo del Real Madrid, que el pasado miércoles se reunió con Bernd Schuster para conocer de primera mano sus impresiones, ha decidido ya cuáles son los puestos en los que el equipo debe reforzarse para intentar no sólo mantener por tercer año consecutivo el cetro liguero, sino también para acometer con garantías de éxito la Champions League.


El plan básico consiste en reforzar con cinco contrataciones al equipo y dar salida a aquellos jugadores que no han cumplido las expectativas o que podrían mejorar sus prestaciones con una cesión. Los puestos a fortalecer están claros: un lateral izquierdo, posición en la que el peruano Vargas (Catania) es el objetivo prioritario; un central con experiencia pero no de un precio desorbitado, toda vez que Metzelder tiene varias ofertas de Alemania y el club está barajando aceptar alguna de ellas; un medio centro de gran poderío físico que pueda simultanear la titularidad con Diarra y Gago; y uno o dos delanteros.

Es precisamente en este área donde se presentan más complicaciones. Soldado tiene las maletas preparadas para buscarse los goles en otro equipo y abandonará el club, mientras que hay dudas en torno a Saviola: el argentino es muy del agrado de Schuster (cuando juega cumple y no da la tabarra por ser suplente), pero Mijatovic considera que es un buen cromo para hacer caja, y más teniendo en cuenta que llegó gratis. Además, se une el hecho de que Van Nistelrooy le ha pedido expresamente al club que si llega una buena oferta por él procecente de Italia le dejen marchar: el holandés, que se encuentra a gusto en el Madrid, quiere jugar en el Calcio antes de retirarse y sabe que este verano tal vez le pase el último tren con destino Italia.

Drogba y Van Nistelrooy.

Si Van Nistelrooy se marcha, el Madrid ya tiene cerrado un acuerdo con Didier Drogba para que se incorpore a la disciplina blanca, tal y como les lleva anunciando durante más de un mes Defensa Central. El acuerdo con Chelsea y jugador es total y sólo falta plasmarlo en papel. El hecho de que Calderón haya anunciado que la próxima semana habrá una presentación de un nuevo futbolista y de que Pedja Mijatovic vaya a asistir el próximo miércoles a la final de la Champions en Moscú, tercer partido consecutivo del Chelsea en Europa que va a ver el montenegrino, parecen indicar que tal vez sea el marfileño el primer regalo a la afición para la próxima temporada. Las filtraciones de la plantilla apuntan también en la misma línea: Drogba está fichado.

El otro objetivo del Real Madrid es el de David Villa, que también interesa al Barcelona, aunque círculos muy cercanos a la directiva culé han apuntado a este medio que el asturiano tiene su traspaso muy avanzado con el club blanco, 25 millones más Baptista o 30 millones más De la Red. Si el ahora valencianista recala en el Bernabéu, uno de los objetivos de Mijatovic, que es el de españolizar el club con dos fichajes nacionales, se vería cumplido al cincuenta por ciento. El otro es el de fichar a dos jugadores de renombre para darle empaque al proyecto.

También hay Plan B.

Toda la estrategia ideada por Mijatovic puede dar un giro radical por culpa de un solo nombre: Cristiano Ronaldo. El portugués es un imposible, pero en el Madrid no quieren perder la esperanza. El club tiene preparados 70 millones de euros para acometer el fichaje del delantero de Madeira, pero jamás sobrepasará esa línea. Ahora mismo, Cristiano Ronaldo aún no ha estampado su firma en el contrato de renovación que el United le tiene preparado, por lo que sigue vigente el anterior, que contiene una cláusula de penalización por rescisión unilateral de contrato por justo esa cantidad, 70 millones. Si el portugués renueva, la cláusula se verá incrementada hasta los 128 millones y el club blanco abandonaría definitivamente la puja por él.

Para que pueda darse el fichaje de Cristiano, el Real Madrid está esperando a que sea el luso el que dé el primer paso, cosa que de momento no ha sucedido, todo lo contrario. En cuanto el portugués deje el más mínimo resquicio abierto a una posible marcha al Bernabéu, los 70 millones estarán prestos para ser utilizados.

En esta tensa estrategia de espera, está siendo fundamental la labor de Pepe. El central, compañero de Cristiano Ronaldo en la selección portuguesa, está haciendo trabajo de zapa a favor del Madrid y está mandándole de manera regular mensajes vía móvil en los que le cuenta la experiencia maravillosa que supone jugar en el club blanco. Además, se ha encargado de remitirle los vídeos grabados por varios integrantes de la plantilla de la fiesta del título de Liga, visita a Cibeles incluida. Esa estretegia de ponerle los dientes largos es la última que le queda al Real Madrid para tratar de convencer al futbolista, que si pronuncia el "sí, quiero" le dará la vuelta por completo al plan inicial de Mijatovic.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información