Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Kaká aleja a Messi del Mundial

  • El conjunto brasileño se sobrepuso al caldeado ambiente y venció de forma brillante
Argentina 1 - 3 Brasil
EFE EFE

Brasil dio hoy una lección de efectividad a Argentina, al que ganó por 1-3 con una brillante actuación de Kaká, Elano y Luis Fabiano y confirmó su participación en el Mundial 2010 tres jornadas antes de que terminen las eliminatorias en Sudamérica.

Un equipo consolidado superó a otro cuyo proyecto que no termina de dar frutos en un choque de alto voltaje, con numerosas situaciones frente a las porterías, en las que Brasil brilló y convirtió su victoria en indiscutible. Dos goles de Luis Fabiano y uno de Luisao dejan traumatizado al equipo de Maradona, que cambió de estadio para sumar a sus recursos la presión del público contra el rival y que sólo demostró garra y actitud en la segunda parte, lo que resultó insuficiente.

- Ficha técnica:

1. Argentina: Mariano Andújar; Javier Zanetti, Nicolás Otamendi, Sebastián Domínguez, Gabriel Heinze; Maxi Rodríguez (m.46, Sergio Agüero), Javier Mascherano, Juan Sebastián Verón, Jesús Dátolo; Lionel Messi y Carlos Tevez (m.68, Diego Milito).

3. Brasil: Julio César; Maicon, Lúcio, Luisao, André Santos; Elano (m.68, Daniel Alvez), Gilberto Silva, Felipe Melo; Kaká; Robinho (m.68, Ramírez) y Luis Fabiano (m.77, Adriano).

Goles: 0-1, m.24: Luisao. 0-2, m.31: Luis Fabiano. 1-2, m.65: Dátolo, 1-3, m.66: Luis Fabiano.

Árbitro: Óscar Ruiz (COL), que amonestó a Lúcio, Kaká, Luis Fabiano, Verón, Ramírez.

Incidencias: Partido de la decimoquinta jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2010 disputado en el estadio Lisandro de la Torre, "El Gigante de Arroyito", del club Rosario Central, ante unos 42.000 espectadores.

El equipo local elaboró un dominio amplio en los primeros tramos del choque en base a la sociedad entre Verón y Messi desde el centro del campo, respaldados por un sólido bloque de medios y la rápida apertura del juego por parte de Dátolo por la izquierda y Maxi Rodríguez por la otra banda. A Brasil comenzó a costarle la recuperación de la pelota y resolvió casi todos los embates ofensivos albicelestes dentro de su área, frente a un Messi escurridizo, profundo, por momentos intratable. Las escasas reacciones del equipo de Dunga se deshilachaban lejos del portero argentino Andújar, un poco por falta de precisión propia y también porque el combinado de Maradona iba a por todas, despejaba su terreno y salía disparado hacia adelante. En 20 minutos los argentinos generaron cuatro situaciones de peligro frente a Julio César y todo indicaba que Brasil quedaba pendiente de algún destello de Kaká, de una esporádica combinación suya con Robinho, o de algún invento de Luis Fabiano, aunque para todo ello necesitaba juego.

 

Balón parado, asignatura pendiente para Maradona

Pero el que apareció en escena fue Elano y con dos balones parados puso a Argentina en la congeladora. A los 24 minutos con un tiro libre alto con el que "la torre" Luisao -el futbolista de mayor estatura del partido- abrió el marcador con un remate de cabeza. Ocho minutos después el disparo de falta de Elano salió al ras del suelo, los argentinos se desorientaron y Luis Fabiano, libre de marcajes, aumentó la ventaja a dos tantos. Argentina se derrumbó. Dejó de hacer el juego profundo de los primeros minutos, bajaron los rendimientos de Dátolo y Maxi, Verón perdió precisión, Tevez comenzó a chocar y Messi no encontró la manera de llegar al área con posibilidades. En media hora Brasil echó agua al fuego que había dentro del campo y en los graderíos. Y, tras lograr la ventaja, comenzó a poner en evidencia el desequilibrio del conjunto albiceleste, impulsado por su carácter, por el fervor contagioso de su banquillo y por los gritos de su afición.

Para intentar el desquite en la segunda parte Maradona alineó a "los bajitos" Messi, Tevez y Agüero, y dejó fuera a Maxi. Le importaba, por sobre todas las cosas, descargar todas las baterías en el área brasileña, aunque el equipo se expusiera al contraataque. El cambio surtió efecto, Argentina obligó a Brasil a retroceder con un juego vertiginoso y una sucesión de remates desde todos los ángulos, hasta que Dátolo recibió un pase de Verón y desde media distancia anotó a los 65 minutos.

Como si nada hubiera pasado, un iluminado Kaká volvió a quebrar al equipo de Maradona con una asistencia perfecta para que Luis Fabiano pusiera el marcador 1-3 un minuto más tarde, en un partido trepidante. Argentina se desesperó y falló. Brasil mantuvo el orden, demostró que Lúcio es uno de los mejores defensas del mundo, jugó al contraataque y se llevó una victoria que deja a los argentinos a distancia de la clasificación

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información