Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lass y Benzemá buscan ante Serbia evitar la repesca

  • De ganar, los balcánicos sellarían su presencia en el Mundial
De ganar, los balcánicos sellarían su presencia en el Mundial
EFE EFE

La selección francesa acude este miércoles a Belgrado con la obligación de ganar a Serbia, que de vencer ya estaría en el Mundial, en su objetivo de evitar la repesca para la clasificación para Sudáfrica 2010 y acallar las crecientes críticas en torno a su juego.

Con cuatro puntos menos que los serbios, los "bleus" afrontan un partido decisivo no sólo para su pase a Sudáfrica, sino también para su imagen, muy deteriorada tras el empate casero (1-1) con Rumanía, del pasado sábado, y la "mediocre" victoria que arrancaron a las Islas Feroe en agosto.

Franck Ribéry es duda para este encuentro, porque el sábado volvió a lesionarse ante Rumanía, y tampoco está clara la participación del sevillista Escudé, el autor del gol en propia meta que firmó el empate frente a la selección rumana.

Serbia, sin embargo, recibe a los de Domenech con una clara ventaja de puntos y con el aliciente de que una victoria le aseguraría la primera plaza de grupo y le llevaría directamente al Mundial.

A diferencia de Francia, la selección de Radomir Antic cuenta con el apoyo unánime de una afición orgullosa de los últimos triunfos y que el miércoles llenará el estadio de Maracaná.


Francia intenta liberarse de presión

- Alineaciones probables:

Serbia:
Stojkovic; Ivanovic, Vidic, Subotic, Obradovic; Krasis, Stankovic, Kakar; Jovanovic, Zigic, Ninkovic o Milinkovic.

Francia: Lloris; Sagna, Gallas, Abidal o Escudé, Evra; Lass Diarra, Toulalan; Anelka o Gignac, Gourcuff, Henry o Malouda; Benzema.

Árbitro: Roberto Rosetti (ITA)

Estadio: Estadio Pequeño Maracaná de Belgrado.

En un intento de bajar la presión, el seleccionador francés Domenech aseguró que no es tan decisivo el encuentro ante los balcánicos, que todavía quedan otros dos, y que una victoria les situaría a tan solo un punto de los serbios.

Matemáticamente, la clasificación directa todavía es posible, aunque complicada ya que Francia tendría que ganar los partidos que quedan y esperar un fallo de Serbia.

La selección gala se la juega y el seleccionador también. Muy cuestionado en todos los frentes, e incluso en el vestuario, según la información publicada por el diario "Le Parisien", en la que apuntaba que el capitán, Thierry Henry, habría criticado seriamente su método de trabajo el día antes del encuentro con Rumanía.

Henry admitió que la discusión se produjo pero desmintió que fuese en esos términos. Esa discusión "debe quedar entre el entrenador y el grupo", dijo el delantero barcelonista, en declaraciones al informativo de la cadena de televisión de mayor audiencia en Francia.

Pese a su desmentido, el ambiente es tenso y se mantienen las críticas al seleccionador, hasta el punto de que ha tenido que intervenir incluso el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Jean-Pierre Escalettes, para dejar claro que "pase lo que pase" en Belgrado, el puesto de Domenech no está en juego.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información