Ir a versión clásica Ir a versión móvil

De la mediocridad a la élite en cinco temporadas

  • El Villarreal ha tenido un ascenso meteórico en los últimos años
El rival del Madrid ha tenido un ascenso meteórico en los últimos años
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Si hoy en día existe algún modelo de éxito en el fútbol español, ése es el del Villarreal. El conjunto de Castellón ha conseguió en poco más de cinco temporadas auparse entre la élite del deporte rey nacional y además mantenerse durante otro lustro en ella. Aunque su comienzo de curso no esté siendo bueno, por plantilla y calidad a buen seguro que a mediados de mayo acabará la Liga en algunos de los puestos de privilegio.

El club que ahora conocemos como Villarreal C.F. nació el 10 de marzo de 1923 bajo el nombre de C.D. Villarreal. Sus primeros años los pasó vagando por las categorías de regional de nuestro fútbol, hasta que a finales de la década de los sesenta accedió a la Tercera División. En ésta el equipo estuvo hasta que en 1970 ascendió a la Segunda, división que compaginó durante los años siguientes con nuevos descensos a Tercera e incluso a Regional Preferente.

Los años pasaban y el Villarreal no conseguía superar la Segunda División B, por lo que nadie podía esperar en ese momento los éxitos que tendría el equipo pocas temporadas después. Así, la década de los noventa fue verdaderamente la del comienzo del sueño del club, ya que entre las temporadas 90/91 y 91/92 los amarillos conseguían ascender consecutivamente desde Tercera División a Segunda A. Al equipo sólo le quedaban unos cursos de estabilización en la categoría para conseguir el ansiado ascenso a Primera en la 97/98 tras eliminar en la promoción al Compostela.

Desde entonces, a pesar de descender en 1999 y estar un año más en Segunda, el club de Fernando Roig no ha hecho más que crecer hasta llegar a codearse con los grandes de nuestra Liga como el Madrid o el Barcelona. Pasito a pasito, ya que el equipo quedó durante dos años seguidos en el decimoquinto puesto liguero, el submarino amarillo fue mejorando. En el banquillo tenía a un entrenador, Manuel Pellegrini, que venía de triunfar en Sudamérica, pero al que desconocían en Europa. Y en el campo estaba Juan Román Riquelme, talentoso argentino al que Van Gaal no comprendía en el Barça.

 

El penalty de Riquelme

Lo que llegó después ya es historia del fútbol español. Victoria en la Copa Intertoto del verano de 2003, semifinales de la UEFA en el 2004, debut en Champions en el 2005 con semifinales en la competición Europea y un tercer puesto en Liga... De hecho, aún se recuerdan las lágrimas del presidente Fernando Roig tras el fallo de Riquelme del penalty en la eliminatoria de semifinales ante el Arsenal, que de haberlo marcado les hubiera llevado a la prórroga.

Por el momento, el techo del equipo lo marca el subcampeonato liguero conseguido hace dos temporadas. La pasada, el equipo bajó algo su nivel reciente y acabó en una quinta plaza que le dejaba en UEFA. Sin embargo, el club para este año ha conseguido mantener a sus mayores estrellas como Senna, Rossi, Pires y se ha reforzado con otras nuevas como Nilmar, por lo que desde Villarreal se permite a sus aficionados seguir soñando.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información