Ir a versión clásica Ir a versión móvil

A por un triunfo que vale doble

  • El Madrid medirá su dependecia de Ronaldo, ausente por lesión. Le toca responder al bloque. Un triunfo en Sevilla supondría un golpe moral a la Liga
Sevilla-Real Madrid (21.00)
David Jorquera - La Previa David Jorquera - La Previa

Dicen aquellos que han tenido largas travesías por el desierto que la arena y su calor son algo psicológico. Algo superable no ya por el corazón sino por la cabeza. La mente es el músculo más poderoso de la especie humana y Pellegrini deberá tirar de ella para que el desierto de Nervión no le abrase los pies. Lo tendrá que hacer, además, sin el oasis que supone la presencia de Cristiano Ronaldo sobre la hierba.

El Madrid están inmerso en el maratón rompepiernas que Blatter, Platini y demás chupópteros del balompié tienen planificado para su disfrute. Aunque si hablamos de unas piernas, de un tobillo concretamente, la mirada, la voz y el lamento nos lleva a hablar de la figura de Cristiano. El portugués se perderá el partido con mayor empaque de lo que llevamos de temporada. Pellegrini disimula su preocupación. Le va en el sueldo. Pero la baja del luso es un alivio para el Sevilla y una corbata algo más apretada de lo normal para el chileno.

Alineaciones probables:

Sevilla FC: Palop; Konko, Squillaci, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Zokora, Renato, Adriano; Kanouté y Luis Fabiano.

Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Albiol, Marcelo; Xabi Alonso, Guti, Granero; Kaká, Higuaín o Raúl y Benzema.

Árbitro: Iturralde González (Comité Vasco).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 21.00. Canal .

Los blancos han goleado a todos sus oponentes con Ronaldo como abridor y desatascador. El dos en uno de Florentino. El hombre marketing y el jugador gol. El salvador de Pellegrini y el ídolo blanco. Pero él no estará en el Pizjuán. Los focos se centrarán en otros grandes actores de caché. Tal vez no de Hollywod, pero sí de Sudamérica, Francia y nuestra España.

Con el Rey fuera, la Reina, las torres y los alfiles deben salir a flote. En una Liga cada vez más parecida a la de balonmano, encaminada a la menor pérdida de puntos por parte de los grandes, un triunfo en Sevilla es de aquellos que puntúan doble. Tanto clasificatoriamente como, sobre todo, moralmente. Kaká, en su papel de el bueno y Benzema en el del feo, sólo hace falta que nadie ocupe el del malo. El problema podría radicar en que un actor de reparto, al menos en teoría, el señor Iturralde, pida más protagonismo en esta películo. Si eso sucede, que Dios nos coja confesados.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información