Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mejoría del Madrid y penalti 'adivinado'

Lo que dicen los medios
I. L. - Defensa Central I. L. - Defensa Central

La mayoría de los medios de comunicación coinciden en la mejoría futbolística del Madrid, en que el penalti de Pepe es una invención del árbitro 'platinesco' y que el gol anulado a Pato es compensación a la osadía del colegiado con la pena máxima.

Defensa Central ha tomado una muestra de medios en línea que relatan el partido entre el Milan y el Real Madrid. Una muestra desde agencias (Europa Press), medios probarcelonistas (El Mundo Deportivo y Sport), medios generalistas (El País y El Mundo), otro de tinte madridista (AS) y uno especializado en línea y que muestra su fobia madridista como es Goal.com. 

Destacamos dos comentarios: una visión general del encuentro y la opinión sobre el resultado final; y sobre las dos polémicas jugadas: el penalti y el gol anulado a Pato.

EL PARTIDO Y EL RESULTADO

Europa Press se mostró en esa línea de no juzgar nunca nada que suponga opinión más allá de lo matermático.

El Real Madrid empató con el AC Milan (1-1) en un partido perteneciente a la cuarta jornada de la Liga de Campeones, que pasará a la historia por ser el primero que permite al conjunto blanco abandonar San Siro con un botín tras medio siglo de visitas, además de evidenciar claros síntomas de mejoría, sobre todo en los primeros 20 minutos del envite.

El Mundo Deportivo como siempre de espaldas a la realidad y engañando al lector aseverando con dos narices que el Madrid no rompió la “racha de derrotas” en San Siro. Es el único diario del mundo que afirma que el Madrid perdió (¿?)

Al final, un empate que no permitió al Madrid romper su racha de derrotas cada vez que ha visitado San Siro en Liga de Campeones y que aún no le asegura ocupar la primera posición.

 

El Sport aprovecha el reparto de puntos entre rossoneros y blancos para presionar a ambos en sus opciones de entrar en octavos de final. Por lo menos no se inventa nada como hace su colega de Barcelona.

Milan y Madrid empatan ahora a siete puntos en cabeza de la tabla, pero seguidos muy de cerca por el Olympique de Lyon, que les pisa los talones con seis. El pase a octavos está, pues, al rojo vivo...

Goal.com, una excelente página internacional futbolistica sigue haciendo el ridículo cada vez que se refiere al Madrid por medio de un tal Matusevich. Su visión antimadridista convierten sus comentarios en surrealistas, más propios de los geniales diálogos de Ibáñez en boca de personajes como Mortadela y Filemón. Un tipo impresentable este ‘Matusalén’ de pacotilla.

Es decir que el Real Madrid caminó por la cornisa aunque parezca que cambió algo. No estoy de acuerdo. Creo que sólo impuso despliegue físico ante un rival cansado y con inferioridad numérica en la medular. Cuando todo se emparejó, el Milan debió llevarse el partido. Aún así, el Real Madrid hizo sus mejores 30 minutos de la temporada, pero sólo sacó un punto de seis contra los italianos. ¿Poca renta, no?

El País tira de buena literatura de la pluma de José Sámano, que hace un delicio resumen en la entradilla de su crónica sin regalar nada al Madrid. Vamos, comparado con el ‘Matusalén’ de Goal.com es como comparar la inteligencia de un lector con el hambre de un terrorista.

Mejor cosido que de costumbre durante un buen rato, el Madrid ofreció en San Siro episodios esporádicos de la que puede llegar a ser su mejor versión a la espera de Cristiano Ronaldo, sobre todo en el primer periodo. Tuvo siempre más empaque que su rival, tanto cuando domesticó el partido a su antojo como cuando le entraron algunas dudas. Entonces, al menos no metió las calamidades que le sepultaron en el Bernabéu. Por supuesto que todavía no es el equipo arrollador que pueda vaticinarse a tenor de sus nóminas, pero en Milán ofreció síntomas más optimistas. Que su entrenador, Manuel Pellegrini, calcara por primera vez dos alineaciones consecutivas, destila que el equipo ha ganado equilibrio, poco a poco conoce su armadura. Desde Santo Domingo, el diagnóstico es otro.

 

El Mundo del Siglo XXI también se muestra sensato en su edición en línea y cargó sus comentarios en la ausencia de Cristiano Ronaldo ante la falta de gol del Madrid

Un empate con anestesia para Pellegrini, que le sirve para esquivar al verdugo, pero visto lo visto en San Siro, sabe a poco tras unos primeros 45 minutos de autoridad sin pegada. El Real Madrid perdió una ocasión inmejorable de vencer en territorio comanche al geriátrico de Berlusconi. Quitando a Pato, la tropa rosonera ya dio lo que tenía que dar. Faltó hambre y ambición para hincar el diente a un 'casimoribundo' y mucho más juego por las bandas, a las que parece que Pellegrini tiene tanta alergia como varios de sus futbolistas: Marcelo, por ejemplo. Será también porque sin Cristiano el Madrid no sólo deja de tener mucho gol sino también la ambición para ganar en campos que nunca se profanaron y que ahora están a punto de caramelo.

En AS, Juanma Trueba vuelve a divertir con su análisis con un resumen acertado y repleto de recursos metafóricos.

Si lo visto en la primera parte hubiera ocurrido en la segunda, si quien se encarga nos permitiera ese simple cambio de piezas, ahora estaríamos todavía con las camisas desgarradas gritando qué bonito es el fútbol y qué grande es el Madrid. Pero me temo que no será posible la permuta. De modo que toca recuperar la emoción antes de que se nos cruzara el mercancías, el tren del cansancio, la palpitación que sigue al triple salto mortal con tirabuzón de peluquería.


PENALTI Y GOL ANULADO A PATO

 

EUROPA PRESS

Y es que cuando todo parecía que saldría bien al equipo de Pellegrini, el veterano Zambrotta apuró por el costado izquierdo para sacar un centro envenenado que encontró la mano de Pepe. El portugués no quiso cortar la jugada, pero involuntariamente frenó el centro del lateral ex barcelonista.

Antes de llegar al descanso los milanistas protestaron un gol anulado a Pato por un supuesto forcejeo, pero todo acabaría por decidirse en la segunda mitad, donde las ocasiones se resumieron a disparos lejanos de un alocado Marcelo y a remates inverosímiles de Inzaghi, que falló lo que nunca debe marrar un delantero de su talla en los últimos instantes.

MUNDO DEPORTIVO

Suena a tópico pero ayer, una vez más, el Real Madrid se benefició de la labor arbitral. La final de esta edición de la Champions se juega en el Santiago Bernabéu y a muchos les interesa que el equipo blanco sea uno de los finalistas. Si en el Bernabéu el colegiado belga Frank de Bleeckere anuló un gol totalmente legal a Nesta, junto antes de que Pato estableciera el 2-3 definitivo, ayer fue un alemán, el árbitro Felix Brych, quien echó otra manita a los de Pellegrini. Poco después de que Ronaldinho anotara en la primera parte el 1-1 de penalti, se le anuló un tanto totalmente legal a Pato, lo que hubiera permitido al Milan sumar los seis puntos en sus enfrentamientos directos en el grupo C de la fase de grupos.

 

SPORT

El Milan reaccionó rápido y Ronaldinho -desaparecido en combate durante el resto del choque- logró el 1-1 de penalty apenas cinco minutos después (33'). El ex barcelonista convirtió en gol una clara pena máxima cometida por Pepe, que interceptó con la mano en el área un centro de Zambrotta.

Con el partido completamente roto, el Milan pudo haber tomado ventaja en el marcador, pero el árbitro, el alemán Felix Brych, anuló poco después un gran gol de Pato por una más que dudosa falta en ataque. Previamente, en el 11', el brasileño había reclamado penalty por un posible derribo de Pepe, pero el árbitro no lo vio así.

 

GOAL

Sin embargo, y en el cómputo meramente estadístico, no es difícil reconocer que el Milan lastimó lo justo como para empatar y se le anuló a Pato un gol de escándalo por una supuesta falta a Arbeloa. Dos partidos y dos claros robos al Milan -ya habría que pasar página con lo del Chelsea-Barça, ¿verdad?-

EL PAÍS

De repente a un avance dislocado de Zambrotta acudió Pepe al cruce. Brych adivinó un penalti. El central madridista abrió los brazos, pero el balón se estrelló en su espalda. Ronaldinho demolió la red de Iker. Al instante, Brych tuvo otra intuición e invalidó un gol de Pato, que supuestamente utilizó los brazos como amortiguadores antes mientras Arbeloa se hacía un nudo sobre la hierba.

ELMUNDO

Poco duro la alegría en el banquillo del chileno tras el gol puesto que Pepe, en un acción aislada, desvió con el brazo un centro desde la banda que el árbitro interpretó como penalti y que Ronaldinho transformó implacable y celebró como si fuese el gol de toda una vida. ¿Quién le ha visto y quién le ve? El Milán adelantó líneas y sacó orgullo en unos minutos de dudas blancas. Y a punto estuvo Ambrosini de marcar de cabezazo franco. También el árbitro, quiza lastrado por la ley de la compesación, anuló un gol legal Pato aún no se sabe porqué. Dicen que por ayudarse con la mano.

AS

El Milán sacó petróleo de su arrebato de orgullo. Zambrotta buscó el área y Pepe interceptó el balón con una parte indeterminada de su anatomía, entre el costillar y codo. El árbitro, sin dudarlo, señaló penalti. Y Ronaldinho empató. Lo que siguió fue un desenfreno, un delirio, el Madrid de anoche contra el Milán de antes, crecidos todos, retumbando el estadio y Lass con fuerzas para acallar a los 80.000 cantores, a domicilio incluso. En semejante frenesí, Pato marcó y el árbitro anuló la jugada, por mano o por falta, por algo. Quizá por el penalti anterior.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información