Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Una roja muy peligrosa

  • La expulsión de Sergio Ramos complicó la victoria madridista en el Calderón
La expulsión de Sergio Ramos complicó la victoria madridista en el Calderón
Borja Fernández Borja Fernández

El Real Madrid obtuvo una victoria en casa del Atlético que le permite mantener las distancias con el Barcelona. Sergio Ramos aunó en este partido la alegría de su recuperación física y la contrariedad de su exceso de energía

El partido trasncurría con normalidad. 0-3 para el Madrid y la sensación de que el partido se había concluido ya con el gol de Marcelo en la primera parte que el tanto de Higuaín en el 64 ayudaba a sentenciar. En esto que un minuto después una internada del 'salvador' Agüero en el minuto 65 fue frenada por Sergio Ramos con un barrido en la frontal del área madridista, tan necesario como osado, que le acarreó la tarjeta roja a él y un serio problema a su equipo. El Madrid, que controlaba comodamente el encuentro, se vio desde ese momento envuelto en el ataque constante y desperdigado de los rojiblancos en busca de la heroica remontada.

Los goles de Forlán y Agüero en el '78 y 80' respectivamente hicieron creer a la afición que la igualada era posible y se dieron al ataque descontrolado junto a su equipo en unos últimos minutos que resultaron estériles. 2-3 para los blancos y una nueva demostración de que el Madrid aún no sabe matar los partidos.

Sergio Ramos se ha caracterizado siempre por su increíble fortaleza física e inagotable resitencia que le ha llevado a la comparación con el propio Tarzán, pero como éste, el de Camas en ocasiones se siente abandonado en medio de la selva blanca y se deja llevar por descontrolados ataques de rabia e ímpetu sin acordarse de poner el freno de mano. El sevillano nunca se ha caracterizado por ser un jugador violento, tan sólo le han mostrado dos tarjetas rojas desde que que llegara al club madridista, pero sus reiteradas amarillas son las que le han impedido jugar muchos partidos.

Esta roja no tuvo consecuencias trágicas en este partido pero habrá que ver cómo afecta al equipo su ausencia en el siguiente ahora que Pellegrini parecía haber encontrado la fórmula mágica de la consistencia blanca. Aún no se sabe si será ante el Alcorcón en Copa o con el Racing en Liga pero el chileno tiene por delante un nuevo dilemo y no es cubrir la baja de lateral sino cómo conseguir refrenar el ímpetu del Tarzán de Camas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información