Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La suerte y Undiano tumbaron al Madrid

  • Los blancos cedieron en el Camp Nou de forma injusta (1-0). Ronaldo tuvo el 0-1 pero falló ante Valdés. Undiano Mallenco concedió un gol en fuera de juego al Barcelona y le birló un penalti al Madrid.
Barcelona 1-0 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

El Real Madrid cayó derrotado en Barcelona de forma injusta (1-0). Los blancos fueron mejores, tuvieron opciones de victoria, pero la mala suerte y un pésimo Undiano Mallenco quebraron sus esperanzas.


La intimidación que, desde algunos sectores, se quería hacer ver en relación a una posible salida temeraria del equipo de Pellegrini al Camp Nou se alejó de la realidad. La función visionaria falló, y el Madrid salió con casta y con su fútbol. Lejos del yo-yo que abandera el Barcelona, los blancos mostraron pronto a qué venían. A comerse a la presa. Mejor sin anestesia, si podía ser.

De esta forma, con Kaká y Ronaldo como puntales el Madrid le hacía largo el partido al Barcelona. Iniesta no paraba de moverse sin encontrar balones, Xavi se topaba con un muro llamado Lass, y los Busquets, Puyol y compañía encontraron más alientos de Valdés en su área de los que esperaban en un principio. Así, los estilos, se encontraban a todo poder. Cara a cara. Nada de medias tintas.

Ficha técnica:

Barcelona: Valdés, Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Busquets, Xavi, Keita (Touré 65’); Henry (Ibrahimovic 50’), Messi e Iniesta

Real Madrid: Casillas, Ramos, Albiol, Pepe, Arbeloa (Raúl 73’); Lass, Alonso, Kaká, Marcelo; Ronaldo (Benzema 65’) e Higuaín

Goles: 1-0 Ibrahimovic (55')                                                            

Árbitro: Undiano Mallenco. Amonestó a Arbeloa, Albiol, Lass, Busquets, Marcelo. Expulsó a Busquets (62’) y Lass (90’)

Estadio: Camp Nou. Lleno (98.000 espectadores)

El Madrid estaba cómodo. A veces, precipitado en dar salida al balón con jugadores no capacitados para ello. Pero dando la cara, y sin riesgo a que se la partieran. Es más, los blancos pudieron abrir la lata tras una gran jugada de Kaká, en la que dejó en evidencia la cintura de Piqué, cuya asistencia encontró el flechado desmarque de Ronaldo pero nadie contaba con una bota con un 44 de pie de Valdés que evitó el estreno triunfal de CR9 en un clásico.

UN GOL POLÉMICO

Tampoco contaba nadie con que Undiano Mallenco, el peloteado por todos como el mejor árbitro de España (cómo será el peor), se sacase de la chistera la legalidad de un gol de Ibrahimovic en fuera de juego. El navarro fue lo peor de la noche. Una caricatura de colegiado. España tiene una gran selección de futbolistas pero de árbitros andamos cortos y Mallenco lo demostró.  Expulsó a Busquets por la torpeza de éste al meter la mano donde no debía. Pero se relajó con las patadas de Keita, al que perdonó acciones de tarjeta.

Con uno menos, el Barcelona se atrincheró atrás. El premio conseguido era excesivo, pues un único acercamiento a la meta de Casillas fue todo el bagaje para un equipo que se presuponía iba a arrasar. Sin embargo, fue el Madrid el que tomó el toro por los cuernos y se puso la muleta en la izquierda. Precisamente desde la banda de ese perfil encaró Ronaldo a Piqué. Éste se desentendió del balón, y utilizó las manos para derribar al portugués ¿Qué hizo nuestro representante arbitral por el mundo?, bostezar y mirar al frente. Penalti escamoteado.

¿POR QUÉ SALIÓ RONALDO DEL CAMPO?

Con el Madrid arriba, Pellegrini jugó a matar el partido. Y lo hizo. Quitó a un Ronaldo que estaba siendo el principal peligro ofensivo de los blancos y sacó a Benzemá, que parecía seguir jugando su partida particular del Fifa 2010 de la playstation. Con el portugués fuera del partido, el estadio respiró. Una bala menos para los blancos, aunque luego se dirá que no estaba para jugar más. Lo de siempre.

Una vez más, el Madrid, al que algunos intentaron ridiculizar antes del partido, dio la cara y mereció mucha mejor suerte en el partido. Jugó arriba, tuvo ocasiones y no se dejó amedrentar por un Barcelona que estuvo claramente por debajo de su nivel. Pero la falta de puntería, la mala suerte y un pésimo Undiano, le birlaron puntos que seguro recuperará si muestra este nivel de juego.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información