Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Del olvido a "convertirse" en Kaká

  • Fue titular por tercera vez consecutiva en el partido ante el Valencia
Fue titular por tercera vez consecutiva en el partido ante el Valencia
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Hay jugadores que ante las repetidas suplencias salen a la palestra y critican su situación. Otros, como Rafael Van der Vaart, hacen todo lo contrario. Callan y trabajan a la espera de una oportunidad, justo la que le empieza a llegar ahora al holandés.

La lesión de Kaká en los últimos días de diciembre ha provocado un ligero quebradero de cabeza para Manuel Pellegrini, ya que el brasileño era un fijo en el once inicial. Y es que la calidad y el juego del brasileño es inigualable, por lo que encontrarle un sustitito es una tarea realmente difícil.

De todas formas, alternativas no le faltan al chileno en el equipo, ya que una de las zonas más superpobladas es la del centro del campo. Futbolistas como Granero, Van der Vaart, el lesionado Guti e incluso Gago podrían postularse a suplir al crack sudamericano; dependiendo de cómo quisiera Pellegrini que jugara el equipo. Sin embargo, tras dos partidos de ausencia de Kaká, el entrenador merengue parece que ha encontrado a su sustituto ideal.

Este no es otro que Rafael Van der Vaart, un jugador que el pasado verano estuvo en todas las quinielas para salir del club y que ahora se está convirtiendo en un comodín imprescindible en el equipo. Como era lógico, en el comienzo de temporada apenas contó para el entrenador, pero según fueron pasando los encuentros el holandés empezó a tener algunas oportunidades. Partidos como el del Alcorcón o el Sevilla sirvieron para que el futbolista fuera teniendo minutos poco a poco, hasta que ahora ha llegado su oportunidad con mayúsculas.

Así, el mediapunta acumula con el del sábado tres encuentros conscutivos como titular. Antes del Valencia estuvo presente ante el Almería y el Olympique de Marsella; y en todos los casos cuajó una actuación bastante buena. La diferencia de calidad con Kaká es evidente, pero el fútbol de Van der Vaart ha permitido que el equipo no pierda fluidez en el juego e incluso ha contribuido a asentar un centro del campo que era algo débil en este comienzo de temporada. Por eso, ahora el orange ve el futuro de otra manera y se permite soñar con triunfar con esta camiseta: "Mi ilusión es quedarme aquí".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información