Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Xabi Alonso: mucho más que una amarilla

  • La tarjeta vista ante el Valencia supone algo más que una sanción temporal
La tarjeta vista ante el Valencia supone algo más que una sanción temporal
Borja Fernández Borja Fernández

La presencia del internacional español se ha demostrado imprescindible en las alineaciones de Manuel Pellegrini.

Xabi Alonso se perderá el encuentro ante el Zaragoza por interceptar el balón con la mano en un lance del juego en los primeros minutos del partido liguero en Mestalla. Un breve momento de suplantación de identidad 'porteril' y su equipo se quedará sin su infalible motor de juego. Con este desliz, el mediocentro donostiarra sumará su tercera ausencia en una alineación titular de los blancos en la competición local, las otras dos fueron ante Xerez y Villarreal, motivadas por una lesión en su mano.

Alonso se ha convertido en una pieza indispensable en los onces de Manuel Pellegrini. Los blancos, que llevaban años buscando un jugador que aunara el rigor defensivo con la capacidad para sacar él solo el equipo adelante, regaló al técnico chileno uno de los centrocampistas más prestigiosos del fútbol europeo, y además español. Pellegrini delegó en él su idea de un fútbol elaborado desde la pausa, el toque y la reflexión, le cedió las manijas del equipo sobre el campo a comienzos de temporada y desde entonces el de Tolosa no ha faltado a ninguna foto inicial de sus equipo en ninguna competición. 1.112 minutos disputados en doce encuentros de Liga le convierten en el jugador más activo tras Marcelo y Casillas, a los que habría que añadir los de los seis partidos disputados en 'Champions League' (sólo en dos fue sustituido).

84 balones recuperados y 4 aistencias de gol demuestran que su incidencia en el juego del Madrid no se limita a acumular minutos. Su compromiso y convicción en lo que hace en el medio campo blanco hace de él el jugador con más personalidad desde Fernando Redondo.

Con esta suspensión y las ausencias de otros juagdores tan determinantes como Guti o Kaká obligarán a Pellegrini a hacer malabares para armar un centro del campo en condiciones. Pero más allá de que alguien ocupe su plaza sin más, habrá que ver quién asume el liderazgo y la determinación de este hombre del norte, un donostiarra procedente del país del fútbol (por supuesto, Inglaterra) que se ha convertido ya en el capo del medio campo madridista.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información