Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los rivales merengues, con más presión que los del Barça

  • El esquema y las ideas de Pellegrini empiezan a funcionar, y estadísticamente el Madrid ya roba más balones en campo contrario que todo un experto en ello como el Barcelona
Según las estadísticas
Defensa Central - BF Defensa Central - BF

Para lograr llegar al área rival primero hay que tener el balón y para obtenerlo hay muchas vías. La del Real Madrid, basada en la recuperación del esférico a través de la presión en campo rival se está evidenciando como la más solvente.

Y es que, el conjunto blanco es el equipo de la Primera División que más balones roba en terreno enemigo: 154 por 142 del Barça y 136 del Sevilla. Los de Pellegrini también son los que más recuperaciones realizan en términos generales: 876 por los 841 del Barça, que es segundo. Con estos datos, el Real Madrid echa por tierra las aseveraciones sobre la eficacia en la presión del equipo de Pep Guardiola, que tantas alabanzas le habían granjeado la pasada campaña, y evidenciando al mismo tiempo, como ya augurara Sergio Ramos, que los blaugranas no se encuentran al mismo nivel del año pasado.

Además, estas cifras avalan la labor de un Manuel Pellegrini que ha hecho de la presión al rival y el juego directo una marca reconocible del equipo 'merengue'. Desde el inicio de la temporada, el técnico madridista ha ido tocando diversas teclas de su equipo (sistema táctico, rotaciones, propuesta ofensiva...) hasta dar con la respuesta al enigma sobre la falta de fútbol, o al menos un fútbol reconocible, de los suyos. Fue tras la debacle en Alcorcón cuando Pellegrini inició una apuesta clara por una base de jugadores y sistema táctico que se vio reforzada por los resultados, pero más aún por el juego de sus pupilos. Ante el Zaragoza, antes del parón navideño, se alcanzó el súmmum de esta nueva propuesta: 21 balones robados en campo rival para un resultado final de 6-0 que evidenciaron que los blancos van por el camino correcto.

El Real Madrid no regresará a la rutina de trabajo hasta el 28 de diciembre y a la competición oficial hasta el 3 de enero ante Osasuna y podría ser que tras la pausa navideña les cueste recuperar un ritmo tan elevado de juego. Al menos, los raíles ya están situados y así es mucho más fácil que el equipo eche a rodar.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información