Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cristiano sigue de sequía

  • El jugador portugués lleva tres jornadas consecutivas sin anotar
El jugador portugués lleva tres jornadas consecutivas sin anotar
Borja Fernández Borja Fernández

Aunque este sábado no marcó, hablar de Cristiano Ronaldo es hablar de gol. El portugués ha demostrado en España que la imagen de futbolista total que ya exhibiera en el Manchester United no era casualidad. Un jugador capaz de funcionar con la misma eficacia en cualquier posicion ofensiva.

Por eso, cuando tras los dos últimos encuentros Cristiano Ronaldo sumaba 180 minutos en Liga sin ver puerta había algo que no encajaba. De ahí que el luso lo intentara insistentemente a lo largo de todo el encuentro, al igual que sus compañeros. Pero finalmente el '9' del Real Madrid no logró poner fin ante el Athletic de Bilbao a una sequía goleadora desconocida para los aficionados y para él mismo.

A pesar de ello, Cristiano Ronaldo acumula siete goles en la competición local en 11 partidos disputados. Un total de 905 minutos que arrojan un promedio de un gol cada 129 minutos. El portugués es un adicto al gol, pero ya acumula tres jornadas consecutivas sin saciar su sed y probablemente el jugador ya esté pensando en el encuentro del Málaga como medicina para acabar con esta necesidad.

El chico de los 94 millones inició la temporada de forma pletórica. 5 goles en las 4 primeras jornadas hacían augurar un balance goleador a la altura del mismísimo Hugo Sánchez. Después, su inesperada lesión en Liga Campeones le mantuvo alejado del césped durante dos meses. El equipo no pareció aflojar pero era evidene que sin él se había perdido la pieza más afilada de una plantilla mortal. Tras su regreso, el Madrid, de las manos, o más bien de los pies, de su buque insignia portugués, perfeccionó ese fútbol vertiginoso que comenzaba a gobernar los partidos a ritmo de goleada.

Ahora, con la plena recuperación de Cristiano y su perfecto acoplamiento a una posición de delantero centro en la que se desenvuelve con soltura, el equipo de Manuel Pellegrini se ha covnertido en un conjunto muy, muy peligroso en ataque. De ahí que el resultado obtenido en Bilbao deba entenderse como un fruto de la mala suerte, no como un motivo para la preocupación. Porque Cristiano está de sequía, pero conociéndole, esto será por poco tiempo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información