Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El medio partido de Bilbao

  • El sábado sólo se jugó 45 minutos de partido
El sábado sólo se jugó 45 minutos de encuentro por las pérdidas de tiempo
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Lo visto el pasado césped en el estadio de San Mamés fue el claro ejemplo de cómo no disputar un partido. O al menos, de cómo hacerlo lo menos posible, pues el Athletic de Bilbao planteó un encuentro muy bronco en el que se jugó al fútbol muy poco.

Las frías estadísticas indican que en el duelo de La Catedral el balón estuvo en disputa únicamente 44 minutos y 36 segundos, de manera que en los 54 minutos restantes el juego estuvo parado. De esta forma, ni siquiera con la prolongación de cerca de seis minutos en el segundo período por parte del colegiado González Vázquez se consiguió que en el partido se viese más fútbol que pérdidas de tiempo.

La distribución de minutos señala que el segundo tiempo fue algo más largo que el primero, pues en el último tramo de encuentro se disputaron 22 minutos y 42 segundos por los 21 minutos y 54 segundos de a primera mitad. Sin embargo, la prolongación en el primer período fue unicamente de un minuto por los seis del segundo, lo que da buena cuenta de que el Athletic intentó que se jugase menos conforme llegaba el final del tiempo reglamentario.

Por tanto, el encuentro le salió a la perfección a los leones rojiblancos, ya que lograron descentrar a las estrellas merengues recurriendo al juego duro y al borde de la ley. Así, a lo largo de estos 45 minutos, jugadores como Amorebieta, San José y Gurpegui se dedicaron a repartir estopa entre los madridistas, lo que provocó que incluso Gurpegui fuera expulsado por doble amarilla cuando el partido acababa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información