Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Bernabéu, en pie para despedir a Ruud

  • Van Gol vivió su último día como madridista en el coliseo blanco
Van Nistelrooy vivió su último día como madridista en el coliseo blanco
A.Piñero / D.Jorquera - Santiago Bernabéu A.Piñero / D.Jorquera - Santiago Bernabéu

A buen seguro que el 24 de enero de 2010 será una fecha que se quede permanentemente en la memoria de Ruud Van Nistelrooy. Y es que el holandés ha vivido su último partido del Madrid en el Bernabéu como madridista, y se ha despedido a lo grande de su afición.

Antes de que comenzara el choque ante el Málaga, el delantero tulipán saltó al centro del campo para poder despedirse del respetable del coliseo blanco, que le agradeció su estancia en el Real Madrid con una cariñosa y sonora ovación. El ariete neerlandés estuvo acompañado en todo momento por Guti, que hoy fue el capitán del equipo, así como por el resto de la plantilla. Florentino Pérez y Jorge Valdano le entregaron sobre el verde un trofeo conmemorativo por su paso por el club balnco. Tras ello, el '17' merengue presenció el encuentro desde el palco.

62 goles oficiales en tres temporadas y media

El holandés se marcha del Real Madrid después de tres temporadas y media donde ha demostrado por qué le llaman Van Gol. Todo un profesional tanto dentro como fuera de los terrenos de juego, ha destacado por su discreción, pero sobre todo por su acierto de cara a portería. La primera temporada consiguió 25 goles que resultaron vitales para conseguir la Liga con Capello. El segundo año, una lesión en el tobillo le privó de jugar algunos partidos, pero aún así consiguió la friolera de veinte goles entre todas las competiciones con Schuster. La pasada campaña llevaba diez goles en doce partidos cuando su rodilla dijo 'basta', y lo que sigue tras esa operación de rodilla es de sobra conocido por todos. En total han sido 62 goles oficiales en estas tres temporadas y media, una marca que quedará ya por siempre en los anales del madridismo.

Van Nistelrooy 'se llevó' un trozo de Bernabéu en el bolsillo

A la finalización del encuentro ante el Málaga, cuando los aficionados madridistas ya abandonaban satisfechos sus localidades, un grupo de hinchas desde el fondo sur comenzaron a corear el nombre del holandés. Van Nistelrooy, que aún estaba presente en el estadio, salió para agradecer los cánticos pasados diez minutos de la finalización del encuentro. El holandés, visiblemente impactado, saludaba desde la zona de banquillos, pero no contento con eso, el atacante se acercó hasta los aficionados y comenzó a grabarles con su propio teléfono móvil. Así, Van Nistelrooy, que ya se lleva el cariño de los madridistas por su devoción hacia los colores blancos en su etapa en el club, llevará también en su bolsillo el sonido del Bernabéu.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información