Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ronaldo fue de nuevo el ángel y el demonio merengue

  • El luso finiquitó al Málaga en la primera mitad con dos bellos goles cuando el Madrid estaba más atascado. En la segunda mitad, Pérez Lasa le expulsó por un codazo a Mtiliga cuando trataba de quitárselo de encima
R.Madrid 2-0 Málaga
Alberto Piñero - Santiago Bernabéu Alberto Piñero - Santiago Bernabéu

El Real Madrid sumó hoy tres nuevos puntos ante el Málaga que le permiten seguir más que vivo en la lucha por el liderato gracias a un Ronaldo que de nuevo volvió a demostrar su mejor y su peor cara. Dos goles suyos en la primera mitad lanzaron a un Madrid muy atascado, pero un codazo a Mtiliga en un forcejeo hizo que Pérez Lasa le mandara a los vestuarios antes de tiempo.

 

El conjunto blanco llegaba al encuentro de esta noche con la necesidad de sumar tres nuevos puntos si no quería descolgarse demasiado del liderato, sin embargo no empezó todo lo enchufado que el madridismo esperaba dada la entidad del rival y la necesidad de puntuar. Pellegrini apostó de nuevo por un cuadrado sin bandas con Guti y Kaká como centrocampistas más adelantados, y quizá el Madrid acusó demasiado durante la primera media hora la falta de extremos puros.

El conjunto andaluz no se ruborizó lo más mínimo en colocar a diez jugadores por detrás del balón cuando el Madrid atacaba, y a los de blanco les costaba triangular con tanto jugador por el centro del campo y con un Xabi especialmente desacertado con los pases. Aún así, pudo adelantarse si Munúa no le hubiera rechazado a Guti una volea desde la frontal del área en el minuto catorce, o si Kaká hubiera acertado con una vaselina desde dentro del área apenas dos minutos después. Pero lo cierto es que el balón no era del Madrid, y que el Málaga tuvo las ocasiones más claras. Xabi remató al larguero de la portería de Iker en su intento por despejar un centro de Duda (7’), Fernando tuvo dos cabezazos francos y casi consecutivos que mandó fuera mediada la primera mitad, y Javi López tuvo en sus pies la ocasión más clara. Casillas salió fuera del área a despejar un balón con la cabeza con tan mala suerte de que el rechace fue a parar al jugador hoy de morado, pero su intento de vaselina fue detenido de nuevo por Iker, y de nuevo ¡con la cabeza! desde fuera del área.

Ronaldo firmó el gol soñado por el madridismo desde este verano

El partido estaba más cercano al 0-1 que al 1-0, pero paradójicamente fue el Madrid el que se fue con ventaja a la caseta merced a dos golazos seguidos de Cristiano Ronaldo. Y lo hizo de prácticamente las dos únicas formas en que se puede desajustar una defensa tan cerrada como la del Málaga: tras una jugada al primer toque, y con un disparo lejano. Corría el minuto 35 cuando llegó el primero de la noche. Benzema recibió entre líneas y en apenas dos toques abrió a Kaká, que de primeras asistió al crack luso desde la banda derecha. Ronaldo remachó a portería desde el área pequeña poniendo la guinda a la magnífica triangulación, y certificando el gol que llevaba soñando Florentino Pérez y el madridismo en general desde que este tridente llegara a la capital española. Y lejos de bajar los brazos, apenas tres minutos después, de nuevo el crack luso volvió a marcar, esta vez con un potente disparo desde el balcón del área. Recibió un pase entre líneas de ésos que sólo parece saber dar Guti, y aprovechó el bote del control para volear el esférico con esa virulencia a la que ya nos tiene acostumbrados.

-          LA FICHA:

2 - R.Madrid: Casillas; Ramos, Garay (Marcelo 45’), Albiol, Arbeloa; Lass, Xabi Alonso; Kaká (Raúl 78’), Guti (Granero 67’), Ronaldo; y Benzema.

0 - Málaga: Munúa; Gámez, Iván González, Weligton, Mtiliga (Portillo 73’); Duda, Toribio, Benachour, Javi López (Forestieri 55’); Fernando, y Caicedo (Juanmi 61’).

Goles: 1-0, Ronaldo (35’); 2-0, Ronaldo (38’).

Árbitro: Pérez Lasa (Com. Vasco). Amonestó a Caicedo (42’), Jesús Gámez (55’), Toribio (87’). Expulsó a Ronaldo con roja directa por un codazo (70’).

Incidencias: Estadio Santiago Bernabéu. Lleno. Antes del inicio del partido se homenajeó a Van Nistelrooy y a Carlos Sáinz, y se guardó un minuto de silencio por las víctimas del terremoto en Haití.

Los dos tantos parecieron matar el partido, pues la segunda mitad comenzó con alguna marcha menos. Tantas como para que el árbitro se erigiera en el protagonista a pesar de que la posesión era para el Madrid y que cercaba tímidamente el área malacitana. Y es que nada más reanudarse el encuentro, Pérez Lasa anuló un gol a Ramos por un fuera de juego más que discutible, y cuando rondaba el ecuador de la segunda parte expulsó a Cristiano Ronaldo. El luso recibió innumerables patadas durante los setenta minutos que estuvo sobre el césped, y en un forcejeo con Mtiliga cuando el defensa visitante intentaba placar al jugador merengue por detrás, Ronaldo tuvo la mala suerte de impactar con el codo en la cara del danés cuando trataba quitárselo de encima. Aunque la acción parece involuntaria y no reviste violencia, Pérez Lasa estaba al lado, y en cuanto los jugadores visitantes acosaron al trencilla, éste volvió a convertir a Cristiano en demonio después de haber sido ángel, como ya sucediera ante el Almería.

Sólo Granero con una galopada tremenda y Xabi con un tiro desviado desde el balcón del área animaron algo al respetable del Bernabéu antes del final de un partido que el Madrid se llevó con la inercia habitual fruto de su magnífica pegada. Sin embargo, a pesar de que los tres puntos no llegaron con el brillo habitual, fueron más que bienvenidos dada la encarnizada lucha por el liderato y el poco margen de error con el que se llegaba.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información