Ir a versión clásica Ir a versión móvil

... y Calderón las de Florentino

  • Con el fichaje de Beckham
Defensa  Central Defensa Central
Parece que la historia se repite. El fichaje de Cristiano Ronaldo está tomando una dirección paralela al de David Beckham hace cinco años. Además de proceder del mismo club, las directrices de ambos mandatarios tienen bastante en común.

El la primavera del 2003, la prensa deportiva española comenzó a hacerse eco del posible interés del Real Madrid en David Beckham. Florentino Pérez, entonces presidente del Real Madrid, era perseguido por todos los actos dónde aparecía, con el único objetivo de que el máximo mandatario blanco confirmara que el club estaba barajando la opción de fichar al astro inglés. Las respuestas, sin embargo siempre fueron evasivas como " a nadie del Madrid se la ha pasado por la imaginación", "todo es cosa de la prensa" o "sería una falta de respeto hacia un club amigo". Palabras muy similares a las que hace dos días mencionara Ramón Calderón, tras un acto público: "El Madrid no va a entrar en conflicto con un club amigo como es el Manchester".

"LEY DEL SILENCIO"

Como ocurriera entonces, el club blanco he decidido recurrir a la "ley del silencio". O bien porque finalmente su fichaje no es posible, o quizá porque no quieren calentar más el asunto y prefieren llevarlo de manera más ética, Cristiano Ronaldo se ha convertido en un fantasma para la directiva blanca. Eso sí, Mijatovic ha confirmado que prefiere gastarse 80 millones "en un muy buen jugador que en tres o cuatro".

Y es que aunque parece ser todo cosa de la prensa, cuando el río suena... El martes, el Manchester emitido un comunicado en el que, además de amenazar el Madrid con llevarle ante el máximo organismo, dejó claro que Ronaldo no se vende. Poco creíble, si recodamos que antes de que el Madrid hiciera oficial el fichaje de Beckham, el club de Old Trafford hizo público, también a través de su página web, que el inglés había llegado a un acuerdo con el FC Barcelona. Si el objetivo entonces era torpedear su marcha, consiguieron el efecto contrario. En el verano de 2003, David Beckham era presentado como jugador madridistas. Habrá que esperar para saber si Calderón corre con la misma suerte. Lo que está claro es que el Manchester, en poco tiempo, no será tan amigo.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información