Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La venganza de los 'ex'

  • Los dos madridistas, desaparecidos en el triunfo del Lyon en Stade Gerland
Benzema y Diarrá, sin garra en Lyon
Borja Fernández Borja Fernández

Benzema y Diarrá, dos futbolista criados en el fútbol francés, y más concretamente destetados para el fútbol profesional por el Olympique de Lyon, regresaron a la que fue su casa para demostrar que, a veces, la tradición resulta demasiado pesada.

Los ahora jugadores madridistas regresaron a la que fue su casa para recibir un duro golpe del Olympique de Lyon, su creador. El partido, que se decantó por sopresa del la local, fue una suerte de reencuentro para los dos ex lioneses que, lejos de escudarse en una farisea nostalgia, participaron como pudieron de la que es una dura derrota del madrid. Diarrá jugó durante los 90 minutos. Pese a su capacidad para compensar defensivamente al equipo y estar presente en las numerosas 'contras' de que gozaron los locales, tuvo que sufrir, otra vez, el amargo sabor de la derrota. Por su parte, Karim Benzema, que saltó al campo en el minuto 65 en lugar de Higuaín, regresaba a su casa con ganas de dar un susto a la afición que, con todo, coreó su nombre cuando saltó al campo. El '11', como su equipo, no se encontró en ningún momento y sólo fue una sombra de sí mismo.

Benzema y Diarrá, Diarrá y Benzema, son dos jugadores prototipo de la última hornada de futbolistas que ha dado a conocer el Lyon al fútbol mundial. El jugador malí, que se hizo un nombre entre la ingente cantidad de mediocentros de corte defensivo que actualmente saturan los clubes europeos en la cantera lionesa, y que dejó la jugosa cantidad de 26 millones de euros en sus arcas, ya sabía lo que era regresar al hogar. Fue en la campaña 2006-2007, su primera temporada con la elástica madridista, cuando franceses y españoles se encontraron en la fase de grupos. Aquel encuentro que Diarrá vivió junto a su por entonces alter ego Emerson, y que terminó con derrota merengue por 2 goles a 0, supondría el inicio de un nuevo fiasco de los blancos en su negra historia europea del último lustro. Con el partido de hoy, que además suponía el retorno de Mahamadou a una titularidad que le era desconocida desde el encuentro liguero ante el Zaragoza, el ex futbolista del Lyon no pudo tomarse cumplida venganza y tanto él como el Madrid tendrá que depositar sus aspiraciones en el partido de vuelta.

El caso de Benzema era distinto. Tras llegar a Madrid como una de las principales figuras del otrora tirano de la League 1, estamos hablando, por supuesto, del Olympique de Lyon, el futbolista francés vio como su protagonismo en la delantera del Real Madrid era eclipsado por un fulgurante Gonzalo Higuaín y un omnipresente Cristiano Ronaldo. Pese a ello, Benzema ha sabido esperar su momento y con actuaciones como la de Riazor demostró a los más escépticos que aquí había futbolista para largo, una buena imagen que no pudo refutar en su antiguo hogar.

En esta ocasión, lo que se presentaba como una pelea de ex parejas, terminó cayendo, en una jugada aislada de Makoun, del lado francés: el Olympique de Lyon, ese amante despechado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información