Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los hermanos Alonso no coincidieron en el campo

  • El madridista fue titular, mientras que el tinerfeñista partió desde el banco
El madridista fue titular, mientras que el tinerfeñista partió desde el banco
Defensa Central - DC Defensa Central - DC

El partido entre el Tenerife y el Real Madrid tenía, además del interés de ver si el Madrid seguía con su racha de buen fútbol, el morbo añadido de ver quien ganaría la partida en el centro del campo. Un duelo que dependía del papel de dos hermanos.

Pero, al contrario de lo  que ocurrió en el choque de la primera vuelta en el Santiago Bernabéu, el clan de los Alonso no pudo volverse a ver las caras sobre un terreno de juego, pues Xabi fue sustituido por Diarra justo en el momento que Mikel saltaba al campo por Juanlu. Si hubiera tenido lugar, se trataría de la segunda vez desde que el pequeño de los dos, Xabi, decidiera abandonar la Real para enrolarse en las filas del Liverpool, mientras que Mikel hacía carrera en clubes más propios de la clase media como la Real Sociedad, el Bolton inglés o en el Tenerife como está haciendo en la actualidad.

En los cinco años en los que el madridista jugó a las ordenes de Rafa Benitez no volvió a cruzarse las caras con su hermano sobre un terreno de juego. Sin embargo, la suerte propició que ambos coincidiesen sobre el césped del Bernabéu en el partido de la primera vuelta de esta temporada. En aquella ocasión el Madrid se impuso por 3-0 a los tinerfeños. Un resultado engañoso a lo tenor de lo visto en el terreno de juego, ya que el Tenerife fue el dominador del partido durante varias fases del choque.

Si en aquel encuentro el vencedor fue Xabi a los puntos, en este del Heliodoro no ha podido haber revancha para el tinefeñista. De todas maneras, Xabi Alonso realizó un buen partido a lo largo de los 81 minutos que estuvo en el campo, mientras que su hermano gozó de una clara ocasión que desbarató Casillas a lo largo de los diez minutos de los que dispuso. Por consiguiente, el pequeño puede sentirse más satisfecho que el mayor, aunque seguramente ambos se quedaran con la espinita de no haberse visto en el campo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información