Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los goles recibidos en el Bernabéu vienen en pareja

  • Siempre que el Real Madrid encaja un gol en casa, acaba recibiendo otro
Siempre que el Real Madrid encaja un gol en casa, acaba recibiendo otro
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El próximo miércoles 10 de marzo el Real Madrid tiene una cita con la historia, pues el equipo está en la necesidad de remontar el 1-0 cosechado ante el Lyon en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Por ello, los blancos deberán tener cuidado de no encajar ningún gol en su estadio, dado el valor doble de los mismos.

El hecho de no anotar ningún tanto en campo ajeno en una eliminatoria a doble partido reduce sustancialmente las posibilidades de un equipo, aunque no suele ser ni mucho menos definitivo. Por eso, el Real Madrid deberá esforzarse el miércoles en hacer lo propio y no encajar ningún tanto, ya que si lo hiciese estaría obligado a ganar por una diferencia de dos goles respecto a su rival.

Sin embargo, este motivo dictado por la lógica no es el único para poner especial cuidado en el aspecto defensivo. Y es que el conjunto dirigido por Pellegrini arrastra esta campaña un curioso dato estadístico que lleva a la intranquilidad: esta temporada, siempre que el Real Madrid encaja un gol en el Santiago Bernabéu, lo acaba haciendo en, al menos, otra ocasión más. Es decir, los equipos que han visitado hasta ahora el coliseo merengue y han marcado, siempre se han llevado un botín de dos o más tantos.

Esto es algo que ha sucedido tanto en la Liga española como en la Champions League. En cinco partidos de la Liga (Deportivo, Valladolid, Almería, Villarreal y Sevilla) los rivales consiguieron perforar la portería de Casillas y siempre lo hicieron en dos ocasiones. Una dato al que hay que añadir el único partido europeo en el que el Real Madrid encajó goles, que no fue otro que en la visita del Milan. El 2-3 final fue el resultado más abultado que el equipo ha encajado en su propio feudo en los últimos meses, lo que confirma que la defensa del equipo no sabe lo que es recibir sólo un gol en casa.

En definitiva, el objetivo del equipo debe ser el de no encajar ningún tanto en el partido ante el Lyon, porque en caso de hacerlo, lo más probable es que los franceses repitan. Y si eso sucediese, la eliminatoría se complicaría, aunque viendo la extraordinaria racha goleadora del Real Madrid en las últimas fechas, tampoco eso supondría un factor decisivo para impedir la clasificación.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información