Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Estamos hartos de la persecución a CR9

  • Esto se tiene que acabar ya mismo si no queremos que el luso sufra una lesión importante cualquier día menos pensado.
Esto se tiene que acabar
Defensa Central Defensa Central

Ser el mejor jugador del mundo y pertenecer al mejor club de la historia parece el binomio perfecto. Sin embargo, para todos aquellos a los que les toca sufrir esa combinación de intendentes es la peor de las pesadillas. Medirse a Cristiano Ronaldo y al Real Madrid es, para la gran mayoría de equipos, la ocasión perfecta para sacar lo peor de su repertorio: patadas, insultos y demás triquiñuelas antideportivas para tratar de llegar al lugar que el fútbol no les permite.

El Real Madrid debe decir basta. No se puede permitir que cada partido de Cristiano se convierta en una cacería. Se entiende que auténticos Don nadies como Onésimo, Nivaldo o Diawara, por poner algunos ejemplos, se dejen ver por la televisión tras haber maltratado al portugués. Así no se hablará de lo pésimos que son haciendo su trabajo. Pero que tengan cuidado con Ronaldo y el Madrid. Basta ya de jugar al pim pam pum con el portugués. El madridismo está hasta las narices del trato vejatorio que recibe el Madrid en general, y el luso en particular, en cada campo que visita. El domingo fue en Valladolid donde, por suerte, Ronaldo pudo volver a Madrid a pie. La acción en la que Nivaldo le pisó a drede sin balón de por medio es de auténtico carnicero. Y eso habría que denunciarlo pues es una agresión. Sánchez Arminio, y sus súbditos pelotas del Comité de Competición mirarán para otro lado, pero esto no se puede permitir porque se empieza a convertir en costumbre. Y cuando algo se empieza a hacer habitualmente ya no hay manera de cortarlo.

Si España quiere presumir de su Liga tiene que empezar a poner fin a esta persecución anti-Ronaldo que flota en el ambiente. El mejor jugador del mundo debe ser respetado como merece y no maltratado dentro y fuera del campo. El Real Madrid merece un respeto y, hasta el momento, la RFEF, los árbitros, los equipos contrarios y las aficiones rivales no se lo han tenido pues han equivocado el juego. La gracieta del 'todos a por el portugués' se debe cortar de raíz. Hoy mejor que mañana no sea que luego aparezca un Nivaldo o un Diawara cualquiera y deje al Madrid y al fútbol Cristianamente cojos. Entonces algunos se echarán las manos a la cabeza. Serán los mismos que, semana tras semana, miran para otro lado cuando CR9 no hace más que recibir patadas que, por cierto, aguanta con una exquisita deportividad ¡BASTA YA DE PROVOCACIONES Y PERSECUCIONES!

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información