Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Barça: no volveréis a atracarnos

  • Espantoso arbitraje de Undiano Mallenco en el partido de la primera vuelta
Espantoso arbitraje de Undiano Mallenco en el partido de la primera vuelta
I.L. I.L.

Si de algo se acuerdan los madridistas del partido de la primera vuelta es el bochornoso arbitraje sufrido por los blancos por parte del colegiado Undiano Mallenco, cuyas decisiones afectaron de forma decisiva en el resultado final.

Cuando se hizo oficial la designación del árbitro navarro para este partido, la Federación quiso vendernos a todos que quería mantenerse neutral para este encuentro. Y es que Undiano llegaba con la vitola de ser el mejor árbitro de nuestro país, pero no demostró tal condición en el Campo Nuevo, ya que con sus decisiones logró que todos los madridistas acabaran el encuentro enfadados no sólo por el escozor de la derrota, sino por la injusticia de la misma.

Y es que la superioridad mostrada por los blancos a lo largo de los 90 minutos fue zancadilleada de forma cruel y vil por un colegiado que hizo o que le vino en gana con sus decisiones. En primer lugar fue muy arbitrario a la hora de señalar las faltas y sacar tarjetas amarillas. Sin ir más lejos, la amarilla que vio Arbeloa en el primer tiempo por entrada a Messi fue absolutamente inmerecida, y condicionó al salmantino para el resto del partido.

Pero cuando Unidano Mallenco sacó su vena barcelonista fue en la segunda parte. Su festival dio comienzo al dar como legal el gol de Ibrahimovic. El sueco, por mucho que moleste a los culés, estaba ligeramente adelantado a Pepe, el último defensor del Madrid. No pretendemos demonizar al colegiado, ya que fallar es de humanos, sino con la alegría con que los árbitros favorecen al Barcelona en comparación con los otros equipos. Y es que siete días antes de ese partido, a Benzema le anularon un gol igual que el del sueco. ¿Por qué para el Barça es legal y para el Madrid no? Los caminos de Villar son inescrutables...

Pero para bochorno fue la no señalización del claromoso penalti de Piqué a Cristiano Ronaldo. El bueno de Gerardo, consciente de que al jugar en el Barça dispone de un colchón arbitral más grande que el IKEA, derribó sin reparo alguno al extremo portugués cuando este  se disponía a entrar en el área, mientras que Undiano estaba a lo que tenía que estar: comiendo pipas.

Esperemos que en el Bernabéu no se repita el bochornoso arbitraje del Campo Nuevo. Aunque la designación de Mejuto González no ayuda a que los madridistas puedan respirar tranquilos. Y es que el colegiado asturiano tiene más peligro que un mono con dos pistolas. Pero mientras esté Villar en la Federación al Madrid le tocará vivir esta lacra. Es lo que tiene tener a un inepto al frente de la Federación...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información