Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un tapete inmejorable para el Clásico

  • El césped del Santiago Bernabéu está siendo cuidado por un sistema de luz artificial
El césped del Santiago Bernabéu está siendo cuidado por un sistema de luz artificial
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

En las últimas temporadas el césped del Santiago Bernabéu ha padecido diversos problemas a lo largo de los meses de invierno, lo cual provocó en varias ocasiones que el mismo tuviese que ser replantado. Pues bien, en esta ocasión no será así, pues el club cuenta con un novedoso sistema por luz artificial que provoca que actualmente se encuentre en unas condiciones envidiables.

No es de extrañar que este año el Real Madrid sume un pleno de 15 triunfos en casa en la Liga, pues el terreno de juego está en un magnífico estado que le permite al equipo desarrollar su fútbol directo y vertiginoso. Y gran culpa de ello lo tiene el jardinero del club, el británico Paul Burguess. Este hombre fue fichado por el conjunto blanco desde el Arsenal inglés con el aval de haber sido cinco veces el mejor jardinero de la liga inglesa.

Y, sin duda, sus resultados se están haciendo muy presentes en estas fechas, justo cuando el equipo empieza a jugarse la Liga. El Clásico del próximo sábado se jugará sobre un césped inmaculado gracias al sistema con luz artificial encargado de mantenerlo con vida, aun a pesar de las numerosas nevadas que han asolado este invierno Madrid y la tradicional ausencia de sol que sufre el coliseo de Chamartín en estas épocas del año.

Según un reportaje realizado por el diario El Mundo y publicado este martes, las luces artificiales dan calor a la hierba y permiten que la misma crezca de igual manera en todo el terreno de juego. Así, según el propio Burguess indica que "si la hierba no recibe luz, no hace la fotosíntesis y acaba muriendo. La intención es hacerla crecer como si fuera de un modo natural. Este sistema lo utilizamos todos los días en invierno pero ahora, en cambio, la luz es buena y paramos casi todas las luces. En invierno, el 90% de la hierba no recibe casi luz. En este tiempo ya es el 30 o 25% así que con la luz natural tenemos para casi todo el campo".

No en vano, según el jardinero, uno de los problemas principales del césped del Santiago Bernabéu residía en que "en el fondo norte tenemos ocho o nueve horas de sol al día pero en el sur sólo tres o cuatro y por eso tenemos que controlar la cantidad de luz que recibe el césped". Algo que su innovador sistema ha solucionado y que ha provocado que los jugadores estén satisfechos con el tapete blanco. "Si no hay quejas es que todo está bien. Así es como debe ser para que se puedan centrar en jugar al fútbol que es en definitiva lo que tienen que hacer, pensar en fútbol" concluye Burguess.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información