Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un Ronaldo superlativo fuerza dos finales más con un hat-trick

  • El luso fue la estrella hoy con un hat-trick decisivo que sirvió para remontar el gol inicial de Aduriz. El Madrid estuvo espeso en la primera parte, pero en la segunda brilló. Higuaín firmó la goleada con una bella vaselina
RCD.Mallorca 1-4 Real Madrid
Alberto Piñero - La crónica Alberto Piñero - La crónica

El conjunto blanco salvó hoy el partido más difícil de los que le quedaban en esta recta final del campeonato, y lo salvó gracias (y casi exclusivamente) a Ronaldo. El luso se echó el equipo a la espalda con el marcador en contra, cuando el equipo más le necesitaba, y fue capaz de llevarlo casi él solito hasta el 1-3 con un hat-trick espléndido. Higuaín marcó el cuarto de preciosa vaselina para certificar la goleada y culminar una segunda parte que eclipsó la gris primera mitad de los blancos. Dejen el champán enfriándose que este equipo ha vuelto a demostrar que no se va a rendir hasta la última jornada, y en la siguiente puede ser cuando dé el salto definitivo.

 

Después de la victoria del Barcelona el martes ante el Tenerife, al Real Madrid no le quedaba otra que no fuera ganar al Mallorca en el Ono Estadi si quería seguir optando al título de Liga. Pero nadie lo hubiera dicho al ver los primeros quince minutos de partido hoy, porque el conjunto blanco estuvo casi a merced del cuadro bermellón. Los hombres de Gregorio Manzano salieron magníficamente plantados en el campo, con una férrea defensa tanto en la línea de la medular como en la defensiva. El conjunto blanco intentaba penetrar por esa red, pero una vez tras otra se quedaba enredado, y eso facilitaba la salida del contraataque de los locales, que en poco tiempo consiguieron llegar sencillo a la meta de Casillas varias veces. Así, Clos Gómez anuló un gol a Chori Castro por un ajustadísimo fuera de juego ya en el minuto cinco, para que posteriormente fueran Albiol y Casillas los que detuvieran a Borja Valero en los cinco minutos siguientes.

Ronaldo se echó el equipo a la espalda cuando más lo necesitaba

Pero tanto iba el cántaro a la fuente que al final Aduriz terminó de romperlo aprovechando un nuevo error de la defensa, que nuevamente hoy estuvo más insegura de lo normal. En un córner, el balón le llegó rechazado a Victor Casadesús, que le pegó defectuosamente para que el ariete bermellón remachara a gol solo desde el área pequeña llevando un 1-0 al electrónico en el quince que dejaba al Madrid momentáneamente fuera de la Liga. Sin embargo, el gol pareció estimular a un conjunto blanco que quizás saliera menos enchufado de lo que debiera. Sobre todo a Cristiano Ronaldo, que una vez más volvió a tirar del carro merengue. Mucho se ha hablado estos días de la regañina pública del luso tras la victoria del Osasuna, y es que el ‘9’ tiene todos los galones en el vestuario como para hacerlo. Galones que se gana en el campo con actuaciones como la del domingo o como la de hoy mismo. Y es que todos los balones en ataque pasaban por las botas de Ronaldo, el único que por momentos parecía querer ganar en el Ono Estadi.

El conjunto blanco se saltaba constantemente las líneas de creación, y por momentos sólo confiaba en los pases largos y en las galopadas de Ronaldo. Pero eso sí, afortunadamente para el madridismo y a pesar de no ser la forma más elitista de jugar, en una de esas encontró oro en el veinticinco. Y es que el ‘9’ blanco se aprovechó de una indecisión entre Nunes y Aouate para colarse entre ambos y elevar un centro lejano de Ramos por encima del portero local. Seis goles en siete partidos son los que llevaba Ronaldo en ese momento, seis tantos decisivos para seguir luchando por la Liga, pero que serían más tras el paso por los vestuarios. Antes del descanso, el Mallorca tuvo la oportunidad de probar los guantes de Casillas a través de las botas de Victor y del Chori Castro en dos magníficas ocasiones, pero el portero blanco las repelió magníficamente. Y ya tras los quince minutos para el refrigerio, Madrid y Mallorca fueron equipos completamente distintos.

La segunda mitad fue del Real Madrid, que con dos goles antes del setenta cerró la victoria

-          La ficha:

1 - RCD. Mallorca: Aouate; Josemi, Nunes, Rubén, Ayoze, Martí (Mario Suárez, min.59), Julio Álvarez, Borja Valero, Castro, Víctor (Keita, min.74), Aduriz (Webó, min.77).

4 - Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Garay, Albiol, Arbeloa, Xabi Alonso, Gago, Granero (Diarra, min.74), Kaká (Guti, min.58), Higuaín, Cristiano Ronaldo (Benzema, min.84).

Goles: 1-0. Aduriz (15’); 1-1, Ronaldo (26’); 1-2, Ronaldo (57’); 1-3, Ronaldo (72’); 1-4, Higuaín (81’).

Árbitro: Clos Gómez (Com. Aragonés). Amonestó con tarjeta amarilla a Aduriz (min.29), Borja Valero (min.64), Nunes (min.88) por el Mallorca y a Arbeloa (min.23), Granero (min.63) por el Real Madrid.

Incidencias: Jornada 36 Liga. Ono Estadi de Mallorca. Lleno: 23.000 espectadores aproximadamente. Al comienzo del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Miguel Dalmau, ex presidente del RCD.Mallorca, y Tolo Calafat, el montañero fallecido en el Annapurna.

Ronaldo seguía siendo el referente blanco, pero esta vez ya no estaba solo, sino que todos sus compañeros le acompañaban. Y es que el conjunto blanco bajó el balón al piso tras la reanudación y alternando los balones en largo con posesiones largas poco a poco desarboló a los de Manzano. Rubén pudo hacerle penalti a Granero ya en el cuarenta y nueve, e Higuaín tuvo dos balones peligrosos a los que no llegó en los cuatro minutos siguientes, en lo que fue el preludio del segundo de Ronaldo en el cincuenta y seis. Un nuevo centro de Ramos, que comenzó nervioso pero se fue enderezando hasta ser uno de los más destacados desde la banda, cayó en el pecho del portugués para que metiera la puntita y así dar la puntilla al Mallorca estando solo frente a Aouate.

El gol le terminó de dar alas al conjunto blanco, que se hizo dueño y señor del partido definitivamente. Lo demostraba en el juego ante un Mallorca que se disolvió cual aspirina, pero el estar por delante en el marcador le hizo sentirse aún más poderoso y más seguro de sí mismo. Así, Ronaldo terminó de redondear una noche de diez con otro nuevo gol en el setenta, quizás el mejor tanto del portugués. Y es que el ‘9’ cogió el cuero en la banda y se marchó de tres defensas bermellones para batir con un disparo raso cruzado al portero local y dar un poco de tranquilidad al madridismo, que se veía ya con otros tres nuevos puntos en el bolsillo. Higuaín tuvo tiempo de marcar el cuarto tras una asistencia desde veinte metros maravillosa de Guti -que había salido en la segunda mitad por un Kaká muy poco fino- que el argentino finiquitó de forma no menos brillante con una vaselina perfecta. El cuarto gol fue la guinda perfecta a una segunda mitad de calidad y pundonor que suplió con creces la gris primera parte y que permitió al Real Madrid forzar dos nuevas finales más. Este equipo nunca se rinde y la próxima jornada puede ser la definitiva en la que los de Pellegrini den caza al liderato del campeonato.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información