Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cristiano fue el protagonista en la ida

  • El luso marcó los dos tantos del partido, pero se fue antes de tiempo tras recibir una injusta tarjeta roja
El jugador protagonizó todas las jugadas decisivas del duelo
Bernardo Cabrera Bernardo Cabrera

El partido de ida disputado en el Santiago Bernabéu entre el Real Madrid y el Málaga terminó con un resultado favorable a los locales por 2-0. Los dos goles llegaron en la primera parte de los pies de Cristiano Ronaldo, que en las postrimerías del encuentro fue expulsado tras una supuesta agresión a Mtiliga.

 

El encuentro que se jugó en la pasada jornada 19 entre el Real Madrid y el Málaga tuvo bastantes momentos a destacar, tanto en lo bueno como en lo malo. Al final de los 90 minutos el marcador reflejaba un 2-0 para los blancos, que pese a la victoria, no se marcharon del todo contentos.

El partido empezó de manera dubitativa para el Madrid, y sorprendentemente con el Málaga acercándose al área que defendía Casillas, de tal forma que estrellaron un balón en el larguero tras desviar Ramos un lanzamiento que se envenenó y a punto estuvo de estrenar el marcador malacitano. A continuación, el Madrid la tuvo en un remate de Guti, pero que Munúa acertó a despejar. Contra lo esperado, el Málaga siguió acechando el área de los hombres de Pellegrini causando verdaderos problemas a la defensa y al cancerbero blanco. Así, en el minuto 27, Iker Casillas tuvo que despejar con la cabeza un intento de vaselina que le había pillado en mala posición fuera del área tras un mal despeje suyo.

El Málaga seguía insistiendo y tuvo una clara oportunidad, pero una vez más se demostró donde está la verdadera dinamita. En el minuto 34, y tras una buena jugada colectiva de los merengues, Cristiano remataba en boca de gol un buen pase de Kaká para anotar el primer tanto del partido.

Digiriendo aún la decepción por recibir el primero, los malagueños bajaron los brazos un minuto, suficiente para que tres minutos después, en el 37, Cristiano recibiese un balón en la media luna del área para fulminar a Munúa. En dos jugadas casi consecutivas CR9 había solventado todo los problemas.

La segunda parte, y con el marcador favorable, fue coser y cantar para el Real Madrid. Dominaron claramente el balón y llegaron con peligro constantemente, pero sin acabar de definir bien.

Pero cuando todo parecía ir bien y que se acabaría con inmensa satisfacción tras la victoria, llego la jugada que desvirtuó las sensaciones finales de los madridistas. Corría el minuto 24 de la segunda parte cuando en un contraataque madridista, el balón llegó a Cristiano Ronaldo, que con ánimos de zafarse de futbolista del Málaga Mtiliga para seguir con el ataque, le golpeaba involuntariamente en el rostro, lo que el árbitro entendió incomprensiblemente como agresión. Roja para el luso, y mal sabor de boca para terminar

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información