Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Florentino: recuerda tu discurso

  • Carta abierta al presidente madridista
Carta abierta al presidente madridista
Defensa Central - EDITORIAL Defensa Central - EDITORIAL

El Real Madrid es un Club ganador. De eso no hay duda. No hay entidad deportiva con mayor número de conquistas gloriosas a lo largo de toda su historia. No hay mayor exigencia para uno mismo que la de los suyos. Los que le quieren. En la victoria y en la derrota. En el empate o en la eliminación. El Real Madrid siempre estará por encima de todos y cada uno de sus dirigentes, entrenadores o jugadores. Lo que quedará para siempre es el cariño del pueblo. Esa voz de la afición. Unas personas a las que no se puede (ni se debe) defraudar.

Florentino Pérez volvió al Real Madrid por aclamación popular. El Mesías blanco, el Salvador de la patria o el Santiago Bernabéu del Siglo XXI fueron algunas de las metáforas que de él se dijeron hace, aproximadamente, un año. Florentino volvió con fuerza, ilusión y prometiendo no caer en errores del pasado que derivaron en el declive del Real Madrid en su primera etapa.

El presidente madridista, es cierto, no se ha pronunciado públicamente al respecto de la continuidad de Pellegrini. Se dice que un silencio, al igual que una imagen, vale más que mil palabras. Dependiendo de la decisión que el Real Madrid, como institución deportiva, tome al respecto del entrenador chileno, Florentino podrá echar la vista un año atrás y recordar sus palabras en el discurso que ofreció en el Hotel Ritz de Madrid anunciando que se presentaba a las elecciones: “…volver a seducir a los aficionados con un equipo espectacular, con un proyecto deportivo estable y apasionante (…)”. Tres palabras mágicas adornaron la locución: PROYECTO DEPORTIVO ESTABLE. Si Florentino es consecuente con su discurso, que seguro que lo será, mantendrá a Pellegrini en el banquillo del Real Madrid en la temporada 2010-11. La estabilidad deportiva pasa por mantener al entrenador. Ese fue uno de los pecados que FP cometió en su anterior etapa y que, como prometió, no volverá a repetir.

La tentación de fichar a Mourinho, que puede conseguir el triplete con el Inter de Milán, es grande. Lógico. El luso es un ganador nato y ha triunfado en Portugal, Inglaterra e Italia. Sin embargo, su aparición en el banquillo del Bernabéu chocaría frontalmente con el slogan de Florentino que habló de serenidad. Palabra muy sabia que honra al pensamiento y la reflexión, nada de calentones. Hace un año, FP respondió a la hipotética duda que ahora acucia a la planta noble de Chamartín: “Frente a la inestabilidad: serenidad. Frente al oportunismo: entrega y sacrificio. Frente al desencanto: ideas, profesionalidad e ilusión”. Ni una coma debería quitarle el presidente al discurso. Impecable. Es más, cuando añadió y recalcó que su proyecto se basaría en “estabilidad, ilusión y confianza para los próximos cuatro años” le estaba mandando un aviso a navegantes. A los mismos que no creían que Florentino había cambiado. Seguro que Pérez cierra bocas cuando ratifique la continuidad de Pellegrini en base a su discurso ofrecido hace, únicamente, un año. Ratificarse o rectificarse está en su mano, señor Florentino.

Discurso de Florentino Pérez el 14 de mayo de 2009:

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información