Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Con 'Mou' volverán las bandas

  • El portugués siempre ha jugado con extremos en todos sus equipos
El portugués siempre ha jugado con extremos en todos sus equipos
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

Uno de los mayores defectos que ha tenido el Real Madrid esta temporada ha sido la casi total ausencia de juego por las bandas, bien porque en la plantilla no había demasiados jugadores específicos para esa posición, o bien porque Manuel Pellegrini no ha considerado necesaria la utilización de esa parcela del campo.

Pues con Mourinho eso se va a acabar. Y es que el portugués, en todos los equipos a los que ha entrenado, ha utilizado un sistema de juego (4-2-3-1) pensado para que los jugadores de banda tengan un protagonismo relevante en sus equipos. Y esos jugadores que han ocupado las bandas no tenían por qué ser extremos puros, sino que en muchos casos eran futbolistas readaptados a esa posición porque las necesidades del guión así lo requerían.

Lo vimos ya en ese Oporto que se proclamó campeón de Europa en la temporada 2003 - 04 tras derrotar por 3-0 al Mónaco en la final. Con Deco y Maniche como los cerebros de ese equipo, eran Derlei (un delantero brasileño reconvertido a extremo) y el ruso Alenitchev los encargados de ocupar las bandas. Dos jugadores con mucho recorrido que, además de tener que llegar a línea de fondo, tenían que trabajar para el equipo, y ellos dos lo hicieron con creces ese Oporto campeón.

Y es que por todos es sabido que Mourinho que todos sus jugadores se dejen el alma en un terreno de juego. Esa máxima va dirigida también a los extremos, que deben trabajar en defensa y en ataque a partes iguales. Buena muestra de ello es el Chelsea. Mourinho utilizó también en Londres ese 4-2-3-1 con el que saltó a la fama en el Oporto. Lo que ocurre es que en los blunes disponía de más jugadores específicos en esa posición. Así, Joe Cole, Duff y Robben se repartían cada fin de semana dos puestos en el equipo, aunque los favoritos de 'Mou' eran los dos primeros debido a su predisposición de aplicarse también en tareas defensivas.

EL INTER, UN EQUIPO HECHO A SU MEDIDA

El portugués no permite injerencias por parte de nadie a la hora de planificar la plantilla o diseñar sus alineaciones. Por eso, cuando Abramovich le fichó en el verano del 2006 a Ballack y Shevchenko, eso supuso el principio del fin de Mourinho en el Chelsea. Debido a su envidiable palmarés pese al poco tiempo que lleva entrenando en el fútbol de élite, no le resultó muy complicado encontrar nuevamente equipo, y fue el Inter de Milán el que requirió de sus servicios.

En su primera temporada realizó ligeras variaciones en su sistema, ya que en su plantilla no disponía de extremos del estilo de los que sí tenía en el Chelsea. Así las cosas, la 2008/09 fue la única en la que 'Mou' hizo jugar a su equipo sin bandas, simplemente porque no tuvo tiempo para planificar su plantilla. Algo radicalmente distinto a lo de esta temporada, en la que Eto'o y Pandev, dos delanteros centro de toda la vida, se vieron obligados a jugar en la banda casi toda la temporada.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información