Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La evidencia 'mata' a Miguel Pardeza

  • ¿Su opinión vale para algo?
¿Su opinión vale para algo?
Defensa Central - EDITORIAL Defensa Central - EDITORIAL

“Confiaríamos en Pellegrini aunque no se ganase nada”. Estas palabras fueron pronunciadas por el director deportivo del Real Madrid, Miguel Pardeza, en exclusiva a Defensa Central el pasado mes de marzo. Ni una coma más ni una coma menos, literal. Ocho palabras que denotan o, al menos en su acepción verbal deberían denotar, confianza ciega, total y absoluta en la persona a la que se defiende, en este caso el ya ex entrenador madridista, Manuel Pellegrini.

Si tenemos en cuenta la estructura piramidal que un club de la grandeza del Real Madrid maneja, sería obvio pensar que la opinión de Pardeza como máximo responsable deportivo de mantener a Pellegrini se mantuvo hasta el último segundo. Era su apuesta (también lo era de Valdano) y como tal, se entiende que la defendió ante Florentino Pérez hasta el último segundo. El resultado es de sobra conocido por todos: Pellegrini fue despedido y los dos máximos apoyos de éste, casualmente los dos pertenecientes a la parcela deportiva, los propios Valdano y Pardeza, se entiende que continúan al frente del tema deportivo a pesar de que la decisión final no concordara con sus opiniones a cerca de la continuidad del técnico chileno.

¿Echó Pardeza a Pellegrini o fue la Junta Directiva?

Todo cuadra excepto el final de la película. Inicio y nudo, impecables en cuanto a fondo y formas, sin embargo, parece que el desenlace lo hubiera firmado alguien ajeno a la organización deportiva. Mientras Florentino reconocía en El Larguero el pasado jueves que a él no le “corresponde hablar con el técnico porque esas funciones son propias tanto del director general (Jorge Valdano) como del deportivo (Miguel Pardeza)", horas antes había acordado basándose, no en la opinión de su parcela deportiva, a la que no mencionó, sino de la Junta Directiva, el despido de Pellegrini: “La junta directiva ha acordado dar por finalizada la etapa de Manuel Pellegrini como entrenador del Real Madrid”, espetó Pérez que, sin quererlo o no, desautorizó la opinión de sus ‘jefes’ deportivos de forma pública.

La contratación de Mourinho, por ende, debe haber partido de la opinión de alguien ajeno a la parcela deportiva madridista, ya que tanto Valdano como Pardeza, eran pro-Pellegrini en todas y cada una de sus manifestaciones. La maniobra es arriesgada ¿Ahora quién fichará? ¿Serán los responsables deportivos? ¿Será el nuevo entrenador cuya contratación ni siquiera se planteaban a tenor de sus palabras tanto Valdano como Pardeza? ¿Será la Junta Directiva la que tomará las riendas deportivas del Real Madrid? El castillo de naipes tiene más cartas de las que se presuponían y, encima, algunas de ellas aparecen marcadas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información