Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 'Santo' no sabe de pretemporadas

  • Casillas volvió a convertirse en la estrella del equipo
Casillas volvió a convertirse en la estrella del equipo en el homenaje a Beckenbauer
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

La temporada pasada, Iker Casillas vivió uno de los momentos más difíciles de su larga carrera deportiva tras las críticas que sufrió por su supuesto bajo rendimiento con el Real Madrid. Sin embargo, el Mundial de Sudáfrica y su comienzo de pretemporada están dejando claro que el de Móstoles sigue siendo el mejor cancerbero del planeta.

A pesar de que llegaba este viernes a Múnich con apenas partido y medio de pretemporada en sus piernas y tras un agotador viaje de ida y vuelta a México, Casillas volvió a demostrar en el Allianz Arena que actualmente atraviesa un momento de forma muy dulce. Al igual que hiciera en Sudáfrica ante la selección de Paraguay, el portero del Real Madrid logró detenerle un penalti a sus rivales, en esta ocasión a Badstuber.

Sin embargo, su recital no acabó ahí, ya que en el rechace posterior, el guardapalos merengue realizó una parada aún mejor a nuevo remate del propio Badstuber. Pero estas dos acciones no serían más que el aperitivo de lo que vendría a continuación, pues la actuación de Casillas a lo largo del encuentro fue simplemente excepcional. Pranjic, Ribery, Klose o Müller sufrieron en sus carnes el acierto del madrileño antes de que el número uno madridista decidiera con dos paradas la tanda de penaltis, demostrando que, en Múnich o Johannesburgo, sigue siendo el mejor en lo suyo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información