Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El nuevo dibujo no terminó de funcionar

  • El Madrid cambió de esquema en el amistoso ante el Standard de Lieja y formó de inicio con un 4-3-3 en lugar de un 4-2-3-1
El Madrid cambió de esquema
Alberto Piñero - Defensa Central Alberto Piñero - Defensa Central

El partido amistoso de hoy ante el Standard de Lieja, Mourinho deparó varias sorpresas de inicio. Una fue la presencia de Sergio Ramos en el centro de defensa, otra la presencia de Arbeloa como titular en el lateral derecho, y por último la dupla Higuaín-Benzema como pareja titular de delanteros. Y esta última no se podría haber dado de no ser porque el técnico madridista 'dibujó' un nuevo esquema táctico.

Hasta entonces, el Real Madrid había jugado en los tres partidos precedentes con un claro 4-2-3-1 con un doble pivote, dos extremos con movilidad y un mediapunta como enganche para un único delantero, posición que habían alternado Higuaín y Benzema básicamente. Sin embargo, Mourinho ya avisó en pretemporada que también le gustaría jugar con un 4-4-2 y un 4-3-3 dependiendo de los partidos. Y efectivamente, ha probado con el segundo de estos dos esquemas hoy en Lieja.

De inicio fomaron Granero, Gago y Lass como mediocampistas, con Van der Vaart escoltando a Higuaín y Benzema en la línea de vanguardia. Y lo cierto es que se creó muy poquito juego. Había mucha movilidad entre líneas e intercambio de posiciones entre los jugadores, pero no había coordinación en los movimientos ni combinaciones de mérito entre los futbolistas. Y eso se vio en el hecho de que sólo se llegó una vez a la portería belga en combinación, e incluso el gol blanco de Van der Vaart llegó en una jugada a balón parado.

Conforme fueron pasando los minutos, se fueron sucediendo los cambios, de forma que para el minuto 60 la línea de vanguardia quedaba compuesta por Ronaldo, Di María y Canales, mientras que el mediocampo era de Pedro León, Xabi y Khedira. A pesar de que estos jugadores son más titulares que los que formaron en la primera parte, lo cierto es que el juego del Madrid tampoco logró ser más fluido. Eso sí, la velocidad de Ronaldo y Di María y los destellos de Canales le dieron al conjunto blanco algo más de peligro arriba. Eso sí, insuficiente para ganar a un flojo Standard de Lieja. Pero ya lo decía Mourinho, los amistosos servían para ganarlos o para buscar la competitividad, y en el de Bélgica el técnico apostó por lo segundo, por probar de cara a la temporada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información