Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Distinto resultado con los mismos medios

  • El Madrid suma su primera victoria gracias a un gol de Carvalho que sirvió para dar un giro a una espesísima primera parte que recordó al partido de Mallorca. Özil fue el mejor del partido de largo. Higuaín estuvo otra vez muy desafortunado de cara al gol
R.Madrid 1-0 CA.Osasuna
Alberto Piñero - Santiago Bernabéu Alberto Piñero - Santiago Bernabéu

El conjunto blanco sumó hoy su primera victoria en Liga. Un triunfo que no llegó de la mano de la brillantez, pero que sirve para inaugurar el casillero de las victorias después del insulso encuentro en Mallorca, y también para colocarse por delante del Barcelona después del monumental tropiezo culé ante el Hércules. Y un triunfo que tuvo a dos grandes protagonistas. El primero Ricardo Carvalho, por ser el autor del gol -el primero en esta Liga-. Y el segundo y más importante, Mesut Özil. Y es que el alemán se erigió en el canalizador de todo el ataque merengue desde la mediapunta y cumplió sobresalientemente. No en vano, fue el único que aportó claridad en una espesa primera parte donde el conjunto blanco fue un calco del de la primera jornada, con un Higuaín además igual de desafortunado que en el Iberostar Estadio también. Sin embargo, Carvalho marcó nada más llegar de los vestuarios tras un gran contraataque y eso facilitó mucho la segunda parte del encuentro.

Una segunda mitad donde el conjunto blanco ya sí sumó hasta cuatro ocasiones claras, y donde Ronaldo se unió a Özil como ‘tirador’ del carro blanco. Sin embargo, las oportunidades no llegaron fruto de un juego fluido como podía esperar el Bernabéu, sino más bien de ramalazos esporádicos por la inspiración de esa dupla germano-lusa. O lo que es lo mismo, exactamente los mismos medios de los que tiró el conjunto blanco en Mallorca, aunque afortunadamente para el Madrid, con un resultado distinto.

Los primeros compases del partido fueron clarividentes en ese sentido. Y es que resultaron bastante trabados, con un rocoso Osasuna perdiendo tiempo desde el segundo minuto de juego, y sin miedo de cometer falta cuando veía las orejas al lobo. Así, hubo de esperar hasta el minuto 17 para ver la primera gran ocasión de la mano de Higuaín, que después de amortiguar un centro de Özil dentro del área, cruzó demasiado el disparo. El Madrid era el que tenía la posesión del balón, intentándolo todo para llegar a las inmediaciones del área de Ricardo. Con un 4-2-3-1 donde el ataque quedaba ocupado nada menos que por Ronaldo, Özil, Benzema (escorado a una banda) e Higuaín, el conjunto merengue puso a prueba todo el manual básico del fútbol: paredes por el centro, cambios de banda, centros al área, etcétera. Sin embargo, no terminaba de hilvanar bien las jugadas para llegar con claridad. Özil se erigió en el faro del ataque blanco en los primeros compases, siempre aportando claridad a todas las jugadas donde intervenía, sin embargo se antojaba insuficiente.

No en vano, a excepción de otro disparo de Ronaldo en el veintiuno que rechazó Ricardo, el Real Madrid no volvió a crear peligro hasta el minuto treinta y ocho, cuando un fallo de cálculo de Lolo permitió a Özil montar un nuevo contraataque. El alemán asistió nuevamente a Higuaín, pero el Pipita controló mal y su disparo se marchó fuera cuando ya apenas le quedaba ángulo para embocar el esférico en la portería. Y eso fue todo en la primera mitad. Porque las múltiples probaturas en los primeros compases fueron derivando con el tiempo en un embudo donde a ninguno de los atacantes merengues les quedaba espacio para moverse, y donde el Osasuna se encontraba cómodo por otra parte, ya que aunque no atacaba por lo menos no sufría tampoco. Y para más inri, el experimento de Benzema como extremo no funcionaba, los centrales no sacaron ni un solo balón jugado con un Carvalho que ni se ruborizaba en dar pelotazos o cederle el cuero a Casillas para que lo hiciera él, y hasta Cristiano perdía balones en su banda por el irregular estado del césped. Todo ello derivó en una ligera pitada del público del Bernabéu cuando Teixeira decretó el final de la primera parte. Y es que a pesar de los numerosos atacantes, la mecha no terminaba de prender y la dinamita no terminaba de estallar, en lo que parecía la repetición del insulso Mallorca-R.Madrid de hace dos semanas.

El gol al minuto 47 dio alas a un espeso Madrid hasta entonces

Al conjunto blanco le costó regresar de los vestuarios, quién sabe si porque las correcciones de Mourinho se alargaron en la caseta, pero lo cierto es que de algo debió servir porque la historia dio un giro de 180 grados. Y es que a los dos minutos de la segunda parte el Madrid consiguió adelantarse en el marcador, y fue sorpresivamente Carvalho el que logró el primer tanto madridista en este campeonato tras un contraataque de libro. Khedira recuperó el balón en campo propio, abrió a su compatriota Özil, que tras correr casi treinta metros centró al área, donde llegó Ronaldo como una locomotora. Su remate lo rechazó Ricardo, pero cayó en los pies del ‘7’ blanco nuevamente, que asistió maravillosamente al central portugués, que andaba por allí y sólo tuvo que empujar el cuero a gol. Un tanto que sin duda le dio aire al Madrid, y también al madridismo, que ya andaba inquieto en las gradas del Bernabéu. Tanto es así que el Madrid tuvo hasta tres ocasiones claras para alargar la ventaja en el electrónico antes de que llegara la mitad de la segunda parte. Primero, Ronaldo cabeceó alto al saque de un córner, y diez minutos después, el ‘7’ merengue se disfrazó de Guti para asistir en profundidad a un Higuaín que volvió a tener el gol en sus botas, y que como ya le pasara en el Iberostar Estadio, no lo aprovechó. A pesar de estar solo frente a Ricardo, le quiso pegar tan fuerte al balón que se olvidó de colocarla, con lo que el meta tan sólo tuvo que poner los guantes para rechazar el disparo. Y la última fue para Özil, el mejor del Madrid junto a Ronaldo, que al no ver claro el pase, decidió terminar otro contraataque más con una vaselina sobre el meta rojillo al más puro estilo Messi. Sin embargo, al alemán se le marchó el cuero fuera lamiendo el palo izquierdo de la meta visitante.

-          La ficha:

1 - R.Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho, Marcelo; Xabi, Khedira; Ronaldo, Özil (Granero 87’), Benzema (P.León 70’) e Higuaín (Di María 90’).

0 - Osasuna: Ricardo; Monreal, Miguel Flaño, Lolo, Damiá (Oier 61’); Nekounam, Puñal, Juanfran, Camuñas, Soriano (Pandiani 75’); y Aranda (Masoud 65’).

Goles: 1-0, Carvalho (47’)

Árbitro: Teixeira Vitines (Com. Cántabro). Amonestó a Puñal (19’), y Aranda (44’).

Incidencias: Jornada 2 Liga. Estadio Santiago Bernabéu. Casi lleno (70.000 espectadores). El césped estaba irregular en la banda de los banquillos debido a un hongo. Al comienzo del partido, el Real Madrid homenajeó a los cinco madridistas que se proclamaron campeones del mundo este verano con España: Xabi, Arbeloa, Casillas, Ramos y Albiol. La afición les recibió con una gran ovación.

Camacho intentó darle un vuelco al dominio blanco en los minutos finales dando entrada a Masoud y Pandiani arriba, pero había atacado tan poco en los sesenta y cinco primeros minutos (Casillas no intervino en todo el partido), que había olvidado cómo achuchar a un equipo merengue que, sin llegar a la excelencia, sí que mejoró bastante con respecto a la primera parte. Así, Higuaín volvió a tener la oportunidad de marcar tras una brillante combinación entre los dos ‘tocones’ hoy del Madrid: Özil y Ronaldo. Entre ambos dejaron solo al Pipita, que esta vez probó con la colocación, pero obtuvo el mismo resultado merced a una gran estirada de un notable Ricardo que todavía le sacó otro remate a Ronaldo poco antes del final del encuentro. Un encuentro que si bien no sirve para convencer al madridismo, al menos será una buena inyección de moral para el equipo, que suma su primera victoria y que se coloca por delante del Barcelona. Algo que puede ser anecdótico a estas alturas, pero que no deja de ser noticioso tras las últimas dos temporadas de dominio de hierro culé.

FOTO PORTADA: realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información