Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La racha de Casillas llega a los 601 minutos

  • El de Móstoles encajó su primer gol de la temporada
El de Móstoles encajó su primer gol de la temporada
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

José Mourinho ha conseguido en los apenas dos meses que lleva como entrenador del Real Madrid que la profesión de portero en el equipo madridista pueda ser considerada hasta aburrida. Y es que los conjuntos rivales apenas crean peligro en la portería defendida por Casillas, que ha conseguido acumular 601 minutos sin recibir un solo gol.

Desde la llegada del técnico portugués, el capitán del Real Madrid y de la Selección Española se siente más seguro que nunca. Y es que Casillas está siendo el principal beneficiado del órden táctico que ha conseguido imponer su entrenador desde su llegada. La Real Sociedad, pese a ser un equipo con jugadores con calidad en el ataque (Tamudo, Xabi Prieto, Zurutuza), apenas inquietó en sus llegadas en la meta defendida por Casillas, aunque el de Móstoles vio como su racha de imbatibilidad acababa en los 601 minutos.

Y es que, desde que diera comienzo la pretemporada, el de Móstoles sólo ha recibido un solo gol, y ha acumulado 601 minutos sin tener que recoger un balón de su portería. En pretemporada, ni Los Ángeles Galaxy (ante los que jugó 45 minutos), ni el Bayern de Munich (90 minutos), ni el Standard de Lieja (45 minutos) ni tampoco el Peñarol (90 minutos) fueron capaces de batirle).

Una racha que se vio prolongada con el comienzo de las competiciones oficiales. En el debut en Liga ante el Mallorca, los bermellones sólo crearon una ocasión de peligro, que fue además con un cabezazo que ni siquera fue entre los tres palos. El Osasuna creó menos peligro incluso, ya que no disparó una sola vez entre palos. En el debut en Champions, el Ajax de Amsterdam se marchó del Bernabéu con un escaso bagaje de un disparo al larguero y una buena mano de Casillas.

Fue la Real Sociedad, por medio de un clásico de la Liga Española como es Tamudo, la que acabó con la imbatibilidad del capitán de la Selección Española y el Real Madrid, en un encuentro en el que el cancerbero blanco metió una mano prodigiosa en los instantes finales del encuentro, cuando Griezmann estuvo a punto de sorprenderle con un centro chut que de no ser por el de Móstoles habría supuesto el empate.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información