Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Xabi Alonso sigue buscando pareja

  • El donostiarra no acaba de compenetrarse ni con Khedira ni con Lass
El donostiarra no acaba de compenetrarse ni con Khedira ni con Lass

José Mourinho se ha encontrado con un problema en estos primeros meses de trabajo en el Real Madrid, y es que el equipo no genera fútbol. Y buena culpa de ello la tiene la falta de compenetración de los centrocampistas, sobre todo los del doble pivote. Y es que Xabi Alonso no acaba de compenetrarse ni con Sami Khedira, ni tampoco con Lass Diarrá.

 

Para que un equipo pueda desarrollar un buen fútbol es fundamental que sus centrocampistas se compenetren. Y eso, hasta el momento, no está sucediendo en el Real Madrid. Y el principal perjudicado de esta situación están siendo, en primer lugar, los aficionados, que no están disfrutando del juego de su equipo. Y el otro perjudicado está siendo Xabi Alonso. Desde que fichara por el Madrid el pasado verano, el donostiarra no acaba de encontrar en el conjunto blanco ese Mascherano con el que tan bien se compenetraba en el Liverpool.

Una falta de acoplamiento la de Xabi Alonso con el resto de sus compañeros que ya fue palpable la temporada pasada. Y es que ni Diarrá, ni Gago ni tampoco Lass fueron capaces de congeniar con el tolosarra. Especialmente preocupante es su falta de entendimiento con el francés ya que, pese a llevar ya 14 meses jugando juntos tanto en partidos como entrenamientos, a simple vista se ve que se estorban sobre el terreno juego. No saben entre ellos quién es el que debe cerrar, o quién es el que debe sorprender entrando desde segunda línea…Consecuencia: el equipo se atasca como ocurrió este martes ante el Espanyol, y la afición se aburre de manera soberana ante la falta de ocasiones y juego.

La última incorporación del Real Madrid para la posición del mediocampo ha sido la del internacional alemán Sami Khedira, un jugador de características radicalmente opuestas a los jugadores que actualmente tiene en nómina el Madrid en esa posición, pero que tampoco acaba de congeniar con Xabi Alonso. El tanque alemán es un porteron físico que destaca sobre todo en el juego aéreo, y tiene un más que correcto primer toque de balón. Pero no es un futbolista capacitado para llevar el peso de los partidos, por lo que esa responsabilidad recae en su totalidad en el internacional español.

Por tanto, y ante este atasco en el doble pivote, el equipo depende en estos momentos de la conexión entre Xabi Alonso y Ozil para que el equipo pueda conectar buenas jugadas en ataque. Un recurso que se antoja insuficiente para un club de la grandeza del Real Madrid, y que sin duda tendrá que mejorar para que el equipo logre los objetivos que se ha propuesto esta temporada.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información