Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid se lo pone muy fácil a los rivales del Barcelona

  • Pinchazo en toda regla y segundo empate a cero en cinco jornadas. El Madrid, sin juego ni pegada, pierde el liderato merecidamente.Higuaín falló un mano a mano con el partido expirando
Levante 0-0 Real Madrid
Alberto Piñero - La crónica Alberto Piñero - La crónica

Como si de una obra de teatro se tratara, el Madrid consumó hoy una pequeña gran tragedia. Pequeña porque se trata de un empate, pero a su vez muy grande porque se trataba de un rival recién ascendido a Primera ante el que los tres puntos se presumen desde el verano. Y es más hiriente aún este empate si se tiene en cuenta la imagen demostrada, porque el juego de los blancos distó mucho de ser vistoso hoy. Ni siquiera efectivo. Lento, poco combinativo, previsible y sin mordiente, el Levante tuvo hoy muy fácil frenar el juego de los hombres de Mourinho. De hecho, las jugadas de peligro merengues llegaron sólo de errores rivales. Aunque si de errores se habla, Higuaín fue hoy el rey al fallar las dos ocasiones más claras del tedioso partido: la primera al rematar alto desde el balcón del área pequeña, y la última al no materializar un mano a mano con Reina. Y sin gol, no hay liderato ni hay nada. Mourinho decía en rueda de prensa que los rivales se lo ponían muy fácil al Barcelona, pero al final ha terminado preso de sus palabras, porque hoy fue el propio Madrid el que se lo puso muy fácil a los rivales del Barcelona.

 

El Madrid llegaba al Ciutat de Valencia como líder y, tal y como dijo Mourinho en rueda de prensa, aunque pudiera ser anecdótico lo mejor para el equipo blanco era conservar esa posición el mayor tiempo posible. Y precisamente por ello, el técnico no se fió de la categoría del rival y confió el partido a sus mejores hombres. Sin embargo, ya fuera por el terreno de juego, por el cansancio acumulado o por alguno de esos argumentos que se han esgrimido en estas primeras fechas, lo cierto es que los mejores hombres de blanco no cuajaron ni mucho menos el mejor fútbol posible. Y como consecuencia, a la postre por no cuajar no cuajaron ni los goles ni los tres puntos.

El cuadro granota demostró desde el primer minuto que tener el balón no era su objetivo, y buscó simplemente hacerse fuerte en defensa con los once jugadores dentro de su propio campo. Y lo consiguió desde luego. Algo a lo que ayudó el propio Real Madrid, que nuevamente hoy estuvo muy plano: sin jugadas al primer toque, sin combinaciones de peligro, sin velocidad en las jugadas, sin que los laterales subieran a atacar, sin buscar los espacios, consumiendo la posesión con pases horizontales y sólo jugando con las cartas de las acciones individuales y los disparos desde lejos. Lo que pasa es que esas cartas están ya marcadas, todos los equipos saben ya de esa carencia de velocidad en el juego del Madrid y así es muy fácil defenderles. Tanto que hasta dos jugadores rebotados de Primera como Ballesteros y Nano parecían poco menos que Vidic y Ferdinand en el centro de la zaga.

-         La ficha:

0 - Levante: Reina; Cerra, Ballesteros, Nano, Del Horno; Sergio, Xavi Torres; Nacho González (Rubén Suárez 48’), Xisco Muñoz, Juanlu (Xisco Nadal 85’); y Stuani.

0 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Carvalho, Ramos, Marcelo; Xabi, Khedira; Di María (Pedro León 61’), Ozil (Benzema 6’), Ronaldo; e Higuaín.

Árbitro: Delgado Ferreiro (Com. vasco) Amonestó a Di María (12’), Ramos (26’), Cerra (72’), Del Horno (74’), Jordá (80’), Ballesteros (86’), Xisco Muñoz (87’)

Incidencias: Jornada 5 de Liga. Estadio Ciutat de Valencia. Se homenajeó a los jugadores madridistas campeones del mundo: Ramos, Casillas, Arbeloa y

Mourinho cambió el sistema sacrificando a Di María, el más peligroso del Madrid

Aún así, el Real Madrid llegó con peligro al área rival en hasta cuatro ocasiones claras en la primera parte de la mano de Higuaín, Di María, Ronaldo y Ramos. Pero eso sí, sólo en el caso del de Camas, la jugada llegó en un contraataque bien hilado, porque el resto fueron fruto de jugadas muy simples pero mal defendidas por los particulares Vidic, Ferdinand, Evra y Neville del Levante, lo que indica la poca profundidad del conjunto blanco. Alguno todavía presumirá de que Casillas no tuvo que actuar, pero tampoco es como para sacar pecho cuando el Levante casi no pisó el campo del Real Madrid. Y es que lo cierto es que lo poco potable del lado merengue antes del descanso llegaba con la firma de Di María, que con sus regates y desbordes fue el único que no se contagió del tedioso ritmo de juego.

Mourinho intentó sacarse de la manga algunas bazas nuevas rondando los dos tercios de encuentro. Dejó el doble pivote Xabi-Khedira a pesar del poco mordiente del Levante, y cambió (sorpresivamente) los desbordes de Di María por los centros de Pedro León. Además, quiso aliviar el tráfico por el centro quitando a un Ozil hoy nuevamente sin aire para lucir, para situar a Benzema y que fijase a la defensa en la línea de vanguardia. Sin embargo, ni con maquillaje consiguió cambiarle la cara a un partido espeso hasta la exasperación, donde los ataques blancos acababan normalmente al final del embudo que creaban en el centro del campo si sonaba la flauta y la bola llegaba controlada al área levantina. Así, viendo el trágico final conforme pasaban los minutos, el Madrid terminó recurriendo al ataque en tromba y a la desesperada cual equipo pequeño. El meta Reina estuvo a punto de introducirse en su portería un lanzamiento de Benzema, Pedro León probó desde lejos los guantes del portero granota, e Higuaín lo intentó con una media chilena y en un mano a mano clarísimo cuando el partido ya expiraba. Pero ni con ésas. Poco por tanto para lo que se presume de este Madrid, que hoy ni atacó como ante el Ajax, ni goleó como ante el Espanyol, y por supuesto, ni sumó los tres puntos en una plaza de ésas donde se cuenta con ellos desde que sale el calendario. Mala imagen y mal resultado para un líder al que la corona le duró muy poco. Y merecidamente.

FOTOS: realmadrid.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información