Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Málaga, el clásico partido trampa

  • Mourinho tendrá como objetivo principal saber mentalizar a los jugadores
Mourinho tendrá como objetivo principal saber mentalizar a los jugadores
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

La competición vuelve a la normalidad. Después del parón liguero provocado por los compromisos de las diferentes selecciones nacionales, el Real Madrid volverá al redil en un encuentro que, por distintos motivos, no será nada fácil para los hombres entrenados por José Mourinho. En otras palabras, el encuentro que los blancos van a disputar este sábado en La Rosaleda es el clásico partido - trampa.

Y hay tres factores que hacen pensar que los de Mourinho no lo tendrán nada fácil para llevarse los tres puntos de la ciudad de la Costa del Sol. En primer lugar es el tan denominado virus FIFA: habrá que comprobar en qué estado físico regresan los jugadores tras haber cumplido con sus respectivas selecciones. Algunos de ellos, como Cristiano  Ronaldo, Carvalho, Pepe, Khedira y Özil, volverán a los entrenamientos tras meterse una paliza en avión desde Islandia, lugar donde jugó Portugal este martes, y Kazajistán, enclave donde Alemania disputó el segundo de sus partidos esta semana, por lo que será difícil que lleguen frescos para el encuentro del sábado. A ello hay que sumar que el propio Özil y Sergio Ramos han arrastrado problemas físicos en sus respectivas concentraciones, por lo que habrá que ver como evolucionan en los próximos días.

Otro factor que complica las cosas para los de Mourinho es la disputa del partido de Champions el martes. Y no será ante un rival cualquiera, ya que es el Milan el que vendrá a jugar al Santiago Bernabéu. En los últimos años el Madrid ha sufrido serios despistes en algunos partidos por pensar excesivamente en los partidos de Champions, y ante el Málaga puede suceder lo mismo. Para evitar esto Mourinho debe tratar en la medida de lo posible convencer a los jugadores de lo importante que sería sumar los tres puntos en este encuentro, ya que de conseguirlo el Madrid podría colocarse líder si el Valencia no consigue ganar en el Camp Nou.

Y el último motivo por el que el partido de La Rosaleda puede ser peligroso para el conjunto madridista es la trayectoria que hasta el momento han tenido los de Mourinho en sus desplazamientos fuera del Bernabéu. Pese a que el equipo sigue aún invicto, los dos empates a cero cosechados ante Mallorca y Levante dejan a las claras que el conjunto merengue no es todo lo regular que debería cuando debe jugar lejos del Bernabéu. Hasta el momento los dos mejores partidos de la temporada han sido los jugados en el Bernabéu ante el Ajax y el Deportivo, por lo que ya toca hacer un buen papel a domicilio para coger confianza también fuera de casa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información