Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Media Europa se pelea por Szalai

  • El jugador se crió en la cantera blanca
Ex madridista del Mainz
Redacción Redacción

El húngaro Adam Szalai, revelación de la Bundesliga con el Mainz, ya suena como posible refuerzo de equipos punteros de Europa. El Real Madrid supo ver el potencial del espigado delantero, pero lo dejó ir al Mainz, y ahora en Alemania está jugando a un nivel excepcional.

 

Cómo le ha cambiado la vida a Adam Szalai en los últimos meses. Tras marcharse del Real Madrid deprimido por las pocas oportunidades que le dieron, el punta húngaro cogió primero confianza jugando como cedido en el Mainz, y luego presionó para que le traspasaran porque allí, en Alemania, sí que confiaron en él. Y los resultados han sido asombrosos.

Szalai, de 22 años, se ha convertido en la referencia de ataque del equipo sensación de Alemania. Ha marcado tres goles en nueve partidos, pero lo más importante es que ha jugado a un nivel superlativo, apoyando también a sus compañeros para que el Mainz se apee al liderato en la Bundesliga, con ocho victorias en esas primeras nueve jornadas.

Y ahora, además de consolidarse como el 9 titular en la selección de Hungría, anotando goles importantes camino a la Euro2012, Szalai ya comienza a sonar como futurible para equipos tan importantes como el Liverpool o el Inter. Los dos le han sondeado y puede que acaben soltando una oferta tan mareante que haga temblar los cimientos del Mainz. La tentación de venderle podría ser irresistible.

Mientras tanto, Szalai sigue disfrutando semana a semana en el club rojillo, donde se entiende a las mil maravillas con chavales jóvenes como Andre Schürrle y Lewis Holtby o con el talentoso punta tunecino Sami Allagui. Ellos cuatro son la base de esta maravillosa historia de Cenicienta que está viviendo el Mainz. Y el goleador húngaro, muy probablemente, acabe siendo el primero en salir.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información