Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid B no funciona

  • Mourinho vivió la segunda derrota de su etapa madridista
Mourinho vivió la segunda derrota de su etapa madridista

Mourinho vivió la segunda derrota de su etapa madridista en un partido apático, que partía con un 8-0 de ventaja que incitaba a comer roscón y no jugar al fútbol. El entrenador hizo debutar a Mateos y dio sus primeros minutos de la temporada a Gago, Adán y Juanfran.

Mourinho vivió la segunda derrota de su etapa madridista en un partido apático, que partía con un 8-0 de ventaja que incitaba a comer roscón y no jugar al fútbol. El entrenador hizo debutar a Mateos y dio sus primeros minutos de la temporada a Gago, Adán y Juanfran. El Real Madrid estaba clasificado para los cuartos de final desde la goleada de ida y el portugués aprovechó para realizar probaturas, pero sí se enfadó. No por el 2-0, sino por la falta de nervio de ciertos jugadores que no son titulares y deben ganarse el puesto. El luso dio otra oportunidad a sus reservas y solo Adán, Garay y Canales salieron a comerse el balón en el estadio Ciudad de Valencia. Eso es lo que el técnico pedía: ilusión por jugar en el Real Madrid.
Es cierto que el 8-0 del Bernabéu convertía el duelo de vuelta en un partido extraño para los suplentes. No están habituados a competir juntos en la Liga y es difícil demostrar coordinación en noventa minutos de Copa. Pero al menos se les podía exigir mayor voluntad. No la demostraron. El 2-0 acabó por enojar a preparador y jugadores. Khedira, que comienza a perder la titularidad frente a Lass, estuvo torpón. Gago, que debutaba esta temporada, quiso y no pudo. Granero mostró meros destellos de su clase. Y sin el dominio del balón, Pedro León y Benzema no recibieron juego para enseñar sus aptitudes.
Únicamente Adán, Garay y Canales. El portero detuvo dos disparos con peligro de gol y recibió dos tantos casi imparables. El central estuvo expeditivo. Y el delantero se colocó en el centro de los medias punta e intervino más que nadie. En defensa, Mateos debutó en un sitio que no es el suyo, como lateral. Y Kaká, que mandó un tiro al larguero, aún se encuentra en plena evolución. El brasileño sustituyó al triste Benzema, quien desaprovechó otra ocasión de convencer a su inmediato superior.
Ballesteros, a por «Mou»
Kaká le dio al conjunto más calidad, pero la carencia de tensión dibujó un fútbol de paseo. Y la afición local disfrutó como nunca con dos dianas que premiaron la entrega de los modestos locales. Un centro de Xisco Muñoz tropezó en las manos de Gago y el penalti lo tradujo en gol el propio Xisco. Y un golpe franco lanzado por Sergio entró por la escuadra de Adán, impotente.
Lo peor fueron las cuentas pendientes del enfrentamiento de ida que se saldaron dentro y fuera del césped valenciano. Las entradas de los jugadores granotas eran muy duras. Y Ballesteros, que no jugaba y estaba en el palco, bajó en el descanso a los vestuarios y cogió las solapas de la chaqueta de Mourinho en un altercado en el intermedio. Fue lo peor del partido.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información