Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"El día de selectividad, en blanco"

  • Mañana vuelve al Bernabéu el hombre discreto: Manuel Pellegrini.
David Jorquera - La Opinión
David Jorquera - La Opinión David Jorquera - La Opinión

Mañana llega al Santiago Bernabéu como técnico visitante Manuel Pellegrini Ripamonti. Al frente del Málaga, el chileno tratará de sacar al victoria del Bernabéu, algo que hizo siempre en ese estadio al frente del equipo merengue, a excepción de partidos claves como el del Barcelona o el del Lyon que, a buen seguro, le costaron parte del cargo que ostentaba como máximo responsable de la primera plantilla madridista.

De Pellegrini se ha hablado poco o nada en Madrid esta temporada. Es cierto que Mourinho aglutina muchísimo más protagonismo que el chileno pero su estampa pasa a tener un tufillo a fantasmagórica por el Bernabéu. Su trato con el público fue correcto. No se le recuerda una mala palabra hacia la gente y viceversa. Sólo recuerdo al Bernabéu enfurecido en su contra el día del partido de vuelta ante el Alcorcón. Ni siquiera cuando el Barcelona ganó 0-2 ni cuando el Lyon arrancó un empate (1-1) que dejó al Madrid fuera de Europa, le llovieron palos al actual entrenador del Málaga. Había respeto hacia su persona y los ‘marrones’ de las pitadas se los comieron jugadores como Kaká, Diarrá o Drenthe.

Bien es cierto que no hubo manifestaciones públicas contrarias a su no continuidad en el Madrid. La sensación en los aficionados era de haber tenido un buen entrenador, muy discreto y correcto en el trato, pero que en los momentos importantes de la temporada la había pifiado. Entiéndase por esos momentos el doble enfrentamiento con el Barcelona en Liga, la eliminatoria con el Lyon en Champions y la de Copa ante el Alcorcón ¿Suficiente como para finiquitar al chileno y apostar por ese torbellino llamado Mourinho? Sólo el tiempo dará o quitará razones.

Hoy se verán las caras en el Bernabéu el pasado y el presente del banquillo merengue. Imagino que ambos se saludarán con normalidad y que Pellegrini recibirá un tímido aplauso de la grada. Sería lo justo para un hombre que, en su estilo, llevó al Madrid a las cotas más altas en la Liga (y ni aún así le sirvió para ganar nada) y que el día de la selectividad, Champions y Copa, se quedó en blanco. Algo que para el Madrid sólo vale si se habla de la camiseta, pero no de cara a los títulos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información